El Feng Shui y los colores

Por Lucía Boero

Revista Estar Mejor, Nº 20, Año 2, Chile.
Reportaje a Lucía Boero

El milenario arte chino del Feng Shui nos enseña cómo crear espacios armónicos y el uso del color es una herramienta muy importante. El color es vibración y nos afecta consciente o inconscientemente.

metal

Metal

Hay diferentes cualidades de los colores según la cromoterapia, la metafísica, las tradiciones populares de cada pueblo o el Feng Shui, no todos coinciden. El blanco es símbolo de pureza, tradicionalmente en occidente el traje de novia es blanco, en la China antigua en cambio, las novias se casaban de rojo. El amarillo lo asociamos con el sol, es alegría, mejora la actividad mental. El naranja es la mezcla de rojo y amarillo, es vitalidad. El rojo es el color de la sangre, también de la pasión, es el color más cálido y expansivo, representa gran actividad, vitalidad y también peligro. El violeta es la mezcla de azul y rojo, en metafísica es el color de la transmutación, se asocia a la espiritualidad. El azul lo asociamos al mar y al cielo, es un color refrescante, se asocia a la sabiduría y ayuda a meditar. El verde es la mezcla del azul y el amarillo, se asocia a la naturaleza, nos ayuda al descanso y a la tranquilidad. El negro evoca fuerza y misterio, para lo occidentales es el color del luto, todo lo contrario para los taoístas, que usan el blanco en los funerales.

En el Feng Shui los colores debemos entenderlos según sus herramientas, como el Yin y el Yang y los 5 Elementos chinos. De aquí tenemos una primera división, los colores cálidos son Yang (rojo, fucsia, naranja, amarillo) y los colores fríos son Yin (azul, celeste, negro, verde oscuro). Los colores Yang son expansivos, activos. Los colores Yin son contractivos, tranquilos.

Sin embargo, la visión más importante del Feng Shui es la clasificación de los colores según los Cinco Elementos que son: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua.

El elemento Madera es el color verde, es una energía de crecimiento y desarrollo. El elemento Fuego es el color rojo y es una energía que irradia, momento de máxima expansión, es el color más Yang. El elemento Tierra son los colores amarillo, ocre, mostaza, es una energía de estabilidad, momento de madurez. El elemento Metal son los colores blancos, plateados y dorados, es el momento de contracción, condensación. Y el elemento Agua son los colores negro y azul, es el momento de reposo y concentración.

Un verdadero practicante de Feng Shui realiza el equilibrio energético de un lugar con los 5 elementos, sus colores y formas. Aprender la ubicación y el uso correcto de los 5 elementos es algo que va más allá de este pequeño artículo.

Lucía Boero presta asesorías de Feng Shui para particulares y empresas.

Si usted no ha hecho un estudio profesional de Feng Shui en su casa u oficina, podemos decir que es más seguro que en los espacios cuya función es de reposo y tranquilidad son mejores los tonos pasteles, colores claros, luminosos y discretos. Por ejemplo, el color rojo es demasiado estimulante para un dormitorio, de hecho es un color que debe usarse con precaución. En cambio, en los espacios sociales y activos (living, comedor, estar) podemos permitirnos colores más intensos. Si el lugar es demasiado abierto y luminoso (Yang) podemos equilibrarlo con colores fríos, Yin. La pintura exterior de una casa, igualmente es preferible que sea en tonos discretos como blanco, amarillo claro, ocre, mostaza.

En el Feng Shui los colores tienen un propósito que va más allá de la decoración, a través de la interrelación de los 5 elementos, los colores en un espacio pueden activar o debilitar el Qi, la energía vital, en síntesis es un asunto de balance y armonía.

Lucía Boero, 2005

Pin It on Pinterest

Share This