La Inclinación Solar 
Por Arq. Mikel Barriola 

La “escuela” feng shui del hemisferio sur (EDHS) basa de manera fundamental parte de sus argumentos, en la inclinación de los rayos solares de manera invertida sobre los hemisferios norte y sur de nuestro planeta. Sin embargo esto es bastante simplista, definitivamente errado, y solicita una revisión de geografía elemental antes de continuar con más planteamientos.

EDHS: “En el hemisferio norte, los rayos solares están inclinados hacia el sur y es por eso que el elemento Fuego ahí se relaciona con el sur. En el hemisferio sur los rayos solares están inclinados hacia el norte, por lo que el Fuego debe relacionarse con el norte, y los esquemas deben invertirse”

MB: En primer lugar debemos comprender que hay una división más real que la dada por el ecuador al partir la Tierra en dos simples hemisferios, y es la que define el planeta en zonas polares, zonas templadas y zonas tropicales. Las zonas polares están comprendidas entre el círculo polar y el mismo polo. Hay dos zonas polares, una norte y otra sur. Las zonas templadas están definidas entre el círculo polar y los trópicos. Los trópicos son los puntos de mayor elevación solar y donde se producen los solsticios. El trópico del norte es llamado Cáncer y el trópico del sur Capricornio. Hay por lo tanto dos zonas templadas, una norte y otra sur. La zona intertropical es una, está entre los dos trópicos y en su medio está el ecuador.

El sol tiene dos movimientos aparentes sobre la superficie de la Tierra. Uno de este a oeste y otro de norte a sur. En su movimiento de norte a sur el sol se desplaza desde el trópico de Capricornio hasta el trópico de Cáncer y cuando va de norte a sur se desplaza del trópico de Cáncer al trópico de Capricornio. En las zonas templadas del norte los rayos del sol siempre tienen una inclinación sur, y en las zonas templadas del sur los rayos del sol siempre estarán inclinados hacia el norte. Pero en la amplia zona tropical el sol se inclina una parte del año al norte y otra parte del año al sur.

Quiere decir que en el hemisferio norte los rayos solares también pueden estar al norte, y en el hemisferio sur los rayos del sol también se proyectan desde el sur, por lo que un fenómeno natural, común y corriente y muy conocido, pero siempre obviado por la “escuela” sur contradice y derrumba totalmente su supuesto fundamento: En el hemisferio sur también el Fuego viene del sur. Lo más grave es que el sol a veces está al norte, a veces al sur y a veces ni al norte ni al sur, lo que convierte en un laberinto a una posible escuela del hemisferio sur.

EDHS: “El sol reparte su luz de manera equitativa sobre cada punto de las zonas tropicales solo dos días al año, con seis meses al norte y seis meses al sur, y que sólo en esos dos días, los equinoccios del 21/3 y 21/9, no se podrían calcular el número kwa y no se podría practicar feng shui en el ecuador”

MB: Esto tampoco es correcto. El sol está inclinado medio año hacia el norte o el sur sólo a la altura del ecuador. En todos los otros puntos de la eclíptica, en las zonas tropicales, la cantidad de días que el sol está al norte o el sur es variable. Por ejemplo en Caracas el sol está al norte unos 2 meses y medio y al sur unos 9 meses y medio, no medio año y medio año.

La “escuela” del hemisferio sur es un sistema que de entrada tiene dos tremendas fallas visibles y admitidas. Para los nacidos el 21 de marzo o el 21 de septiembre, al estar el sol de manera perpendicular sobre el ecuador, no habrá número kwa ni Feng Shui con que orientarse esos días. Sería el primer sistema astrológico en la historia de la humanidad que propone tales carencias. Pero ojo, hay más. En el momento de los solsticios el sol arroja su luz de forma perpendicular sobre los trópicos de Cáncer y Capricornio, es decir ni al norte ni al sur, por lo que hay que sumar dos latitudes más y dos días más en los que quienes nacen ese día no tendrán número kwa. Pero cuidado ¡Hay más! Todos los días del año el sol proyecta su luz de manera perpendicular sobre algún meridiano de la zona intertropical. Es decir, ni al norte ni al sur.

Por ejemplo, en Hong Kong, gran parte del año tendrán el sol al sur y una pequeña parte del año tendrán el sol al norte, es decir que esta importante ciudad china en el hemisferio norte, tiene condiciones solares similares a muchas del hemisferio sur, como por ejemplo Río de Janeiro, sin importar si están “de la línea para arriba o de la línea para abajo” Hong Kong tendrá además dos días al año en el que no podrán calcular sus números kwa al estar el sol de manera perpendicular sobre la ciudad. No sabemos de nadie en Hong Kong a quien se le haya ocurrido proponer tan extraño sistema. Esto tristemente parece solo destinado a los países sudamericanos y próximamente a los sudafricanos.

Según esta “escuela”, se deduce que todos los días del año habrá una franja meridiana de unos 30 kilómetros de ancho alrededor del planeta en donde, como el sol es perpendicular y no proyecta su luz ni al norte ni al sur, quienes nazcan esos días y en esas franjas no tendrán números kwa ni se podrá practicar el feng shui Esto sucederá los 365 días del año a lo largo de toda la zona intertropical. Habrá que hacer unas efemérides para tan curiosas latitudes, una por día, todos los días del año.

Por ejemplo en Caracas, el 12 de Agosto aproximadamente, se recibiría la luz del sol de manera perpendicular. Ese sería su primer “eclipse”. A partir de ahí tendría 76 días de sol del norte, por lo que aun siendo una ciudad del hemisferio norte, habría que aplicarle el sistema del hemisferio sur. Paradójico ¿No? El 28 de Octubre tendría su segundo día hueco sin kwa por tener el sol de manera perpendicular.

A partir de ahí tendría 104 días de sol al sur, cuando practicaríamos el feng shui del hemisferio norte, hasta nuevamente el 12 de agosto, cuando comienza de nuevo el tortuoso ciclo. Pero honestamente no creemos que entre los caraqueños prospere tan dudoso sistema, el cual debería ser aplicado a gran parte de Latinoamérica, hemisferios norte y sur, y ciudades como Río de Janeiro, Lima, La Paz, Quito, Bogotá, San Juan de Puerto Rico, Santo Domingo, La Habana, Panamá, San José, Tegucigalpa, Managua, así como en Arica e Iquique en el norte de Chile. También ciudades como Bombay, Calcuta, Saigón, Singapur (Un bastión del Feng Shui Clásico) y la mitad de Taiwán (Otro bastión) deberían someterse a dicha idea.

¿Cómo no se les ocurrió a los sabios chinos esto? ¿Cómo no se detuvieron los practicantes del feng shui en Hong Kong, Taiwán y Singapur en estos aspectos? El hecho de que China está en la zona templada norte ¿Impidió a los chinos a plantearse el problema de las estaciones de manera global? Los astrónomos chinos que identificaron muchas más constelaciones que cualquier otra civilización antigua ¿No se percataron que nuestro planeta tenía un hemisferio sur? Claro que lo conocían, pero nunca modificaron un Luo pan o un Luo shu. ¿Eran unos amateurs? ¿Falsos expertos? ¿Propagaban ideas engañosas? ¿En qué fallan Eva Wong, Yap Chen Hai, Joseph Yu, Raymond Lo y Larry Sang cuando rechazan la escuela del Hemisferio Sur? ¿En manos de quien están las actuales modificaciones?

No existen verdaderos Maestros que practiquen tal inversión. No hay literatura antigua erudita ni moderna decente que aclare geográfica e históricamente la “escuela” del sur. Solo interpretaciones parciales, vagas, sin descripciones precisas que incluyan gráficos, planos, números, mapas o tablas. Nos dan pobres explicaciones sin especificaciones técnicas o con sesgadas referencias a los clásicos, ¡los cuales no dicen una palabra sobre la inversión del Luo shu! Y varios cientos o miles de años son suficiente tiempo para que los expertos chinos hayan pensado en esto. No hay donde acudir. No hay nada. No existen mapas de Estrellas Voladoras, el sistema de Feng Shui Clásico más avanzado, adaptadas al Sur. Pero si alguien las inventara podría venderlas a los más desprevenidos, pero difícilmente a los estudiosos. Insistimos en lo fundamental: Las formas se adaptan, la astrología se mantiene.

Un arquitecto puede perfectamente proyectar una casa totalmente adaptada a la zona templada del hemisferio sur, orientada al norte y respetando de manera perfecta la escuela de las Estrellas Voladoras del Feng Shui Clásico. ¿Cuál es el problema?

Quien tenga un manejo elemental de las cartas estelares se dará cuenta que las casas con orientaciones norte o sur tienen las mejores estructuras energéticas (“Montaña y Agua Favorables”, “Suma de Diez”, “Combinaciones” y “Doble Estrella Predominante”), por lo que en la zona templada sur se puede orientar una casa hacia el norte y aprovechar una de estas buenas cartas. Ambos planteamientos ya han sido resueltos perfectamente ¿Dónde está la contradicción? Los mismos chinos construyeron así hace siglos en el hemisferio sur.

Y aún esto no es absoluto. El pájaro hornero que habita el templado sur de Argentina construye sus nidos con la entrada hacia el sur, lo que sería un pecado para la “escuela” del hemisferio sur “porque el sol está al norte” ¿Estará violando las leyes del Tao la infeliz ave? No, sencillamente los vientos del lugar le impiden usar la dirección norte y el sur es simplemente mejor. En Constantinopla, templado norte, actualmente se construye una inmensa biblioteca, rememoración de la antigua, y su fachada principal llena de ventanas, ¡tiene una orientación norte! ¿Se equivocaron los arquitectos de este ultramoderno y ecológico edificio? Porque según la “escuela” del hemisferio sur sus ventanas deberían dar hacia el sur. ¿Caerá sobre ellos la maldición del Emperador Amarillo? No, simplemente las condiciones arquitectónicas y climáticas locales indican que esta orientación es la mejor. Entonces no hay que dejarse confundir, ni mucho menos usar la inclinación solar móvil para proponer una escuela estable y decente.

El Feng Shui Clásico respeta el clima. El Feng Shui Clásico respeta la geografía. El Feng Shui Clásico respeta las estaciones. El Feng Shui Clásico respeta los hemisferios. El Feng Shui Clásico respeta al ser humano. El Feng Shui Clásico respeta la inversión de las estaciones y de los rayos solares. Lo hace y tiene perfecta aplicación global. Esa es su belleza. Esa es su fuerza.

Copyright © 2001 Mikel Barriola

Pin It on Pinterest

Share This