El Feng Shui y la escuela del Hemisferio Sur III
Hechos son los hechos 
Por Ray Harris 

(Parte 3 de 5)

Aclaramos que Roger Green, quien divulga esta confusión que son las escuelas del Sur, es pupilo de Lindy Baxter, a quien está confrontando Ray Harris en este artículo.

Algunos meses antes de anunciar esta última entrega sobre las ilusorias nociones del “Feng Shui del Hemisferio Sur” a Lindy Baxter se le dió la oportunidad de elaborar sus teorías y respuestas a nuestras diversas interrogantes. “Lo lamento pero no responderé” contestó ella. “He encontrado hostil y descortés el tono de sus correos electrónicos”. Somos de la opinión que era mucho más fácil para ella decir que estamos de algún modo siendo crueles y malvados por retarla a tomarse el tiempo para justificar sus ideas.

¡Las Pretensiones de Lindy Baxter… Y nuestra réplica!

LB – La ciencia ha demostrado que existe una profunda diferencia entre los efectos del imán común y la propia fuerza magnética de la tierra.

RH – Un imán no es un sistema geomagnético, sin embargo un imán suele ser usado por una amplia gama de disciplinas científicas como analogía del sistema magnético de la tierra. Una mirada rápida a los bien conocidos websites para estudios geomagnéticos (tales como NASA y JPL) hace rápidamente evidente lo común de esta práctica.

LB – Ha habido experimentos con imanes para sugerir que el Polo Norte no promueve vida, mientras que el Polo Sur sí. El Barón Von Reichenbach encontró una incandescencia roja al Polo Sur de un imán y una incandescencia azul al Polo Norte del mismo. El Dr. Albert Davis y Walter Rawls hallaron que los gusanos se reproducían en el Polo Sur de un imán, mientras los que se ubicaron por el extremo opuesto murieron. Según esto podría suponerse que el Feng Shui no debería ser cambiado para el Hemisferio Sur, pues mientras que el Polo Sur terrestre sería una fuente de vitalidad, el Polo Norte la debilitaría.

RH – El trabajo de Rawls y Davis se refiere específicamente al uso del magnetismo dipolar curativo y era indiferente con el campo geomagnético. Rawls y Davis observaron que los polos magnéticos eran cualitativamente distintos. Esta teoría aún es utilizada en la curación magnética. No olvidemos que el “Sur” en la Tierra es sólo una expresión. En magnetismo, el campo dipolar tiene opuestos que atraen y similares que repelen.
Por consiguiente, cualquier imán o aguja magnetizada señala Norte aunque en realidad apunta al Sur. El Polo Norte de nuestros imanes, es de hecho el Polo Sur magnético. Esto corresponde con la Ley de la Física, conocida como la falta de conservación de paridad (elocuentemente explicada por Martin Gardner en el Universo Ambidextro). Todos los compases chinos utilizan estas designaciones del Sur y Norte absoluto.

LB – Es una falacia pensar que las propias fuerzas magnéticas terrestres tienen un efecto sobre la vida exactamente correspondiente a un imán. Numerosos científicos han rebatido la relación. A.P. Dubrov, trabajando en la U.R.S.S, realizó 1228 experimentos basados en los efectos de las fuerzas magnéticas sobre las personas, animales, pájaros, insectos y plantas. Encontró semillas de trigo desarrolladas si se plantaban en ausencia de perturbaciones. Sus raíces se dirigían al sur. No obstante, cuando el experimento fue reproducido con una dirección sur magnética artificial, se producían plantas pequeñas.

RH – Esto es una burda tergiversación sobre el trabajo de Dubrov. Él simplemente no recurre a la cuestión del magnetismo dipolar o curación magnética. Él no menciona a Reichenbach, o a Rawls y Davis. Dubrov está estrictamente interesado en los efectos biológicos del geomagnetismo y en dos preguntas importantes: La sensibilidad biológica y su respuesta a los polos geomagnéticos, y el efecto del flujo del campo geomagnético (especialmente el flujo periódico, en particular el ciclo solar radiante de 11 años). Como el Polo Sur geográfico es de hecho un Polo Norte magnético, es sorprendente que organismos conocidos por buscar el sur reaccionen diferente a un polo sur magnético. Dubrov reconoció esta diferencia.

LB – Muchas otras plantas tienen raíces que gravitan al norte, mientras algunas, como el centeno, prefieren un crecimiento este-oeste. Las moscas y anguilas tienen una orientación este-oeste. En el hemisferio norte, donde la investigación fue realizada, se encontró que muchas aves usan el Polo Norte para orientarse, pero Dubrov pensó que eran necesarias investigaciones más extensas para las condiciones en el Ecuador, donde el campo magnético terrestre se reducía a la mitad. Esto demuestra que no todos los entes vivos buscan el Sur.

RH – Los lectores deben ser cautos acerca de las afirmaciones de la Srta. Baxter. No está claro si ella está discutiendo sobre el Polo Sur magnético o el Polo Sur geográfico. Al parecer ella aún no sabe que existe una diferencia. Con todos los sistemas que actualmente estudian la actividad geomagnética, es asombroso que ninguno de ellos haya alcanzado la conclusión “El campo magnético terrestre se reduce a la mitad” especialmente porque durante las tormentas magnéticas, el bombardeo de partículas aumenta.
Quizás ella está pensando en la Anomalía del Atlántico Sur, aunque las tormentas crean mayor radiación allí y en los polos. Curiosamente, en ningún momento de esta serie de discusiones nadie ha sugerido que los entes vivos “buscan el sur”. Esto parece ser creación de la Srta. Baxter.

LB – Los efectos en la Tierra de las influencias del espacio exterior son muy fuertes. En el Hemisferio Sur tienen un modelo opuesto al del Hemisferio Norte. Las investigaciones de las exploraciones espaciales (primero fue la misión MAGSAT en Septiembre de 1980 realizada por la NASA) confirmaron que la tierra recibe influencias magnéticas de ambos, el sol y la galaxia. Estas fuerzas electromagnéticas son llamadas rayos cósmicos. El premio Nóbel se otorgó al científico Víctor F. Hess, quien fue el primero en encontrar en 1.912 que los rayos cósmicos eran de origen extraterrestre. Antes, se creía ampliamente que estas fuerzas provenían exclusivamente del sol. Hess observó que las colisiones de las Supernovas eran la fuente dominante, así como el viento galáctico o estelar. La intensidad aumenta con la altitud.

RH – Nada de esto tiene sentido y la información está expuesta sin ninguna precisión. Los “rayos” cósmicos son electrones de alta velocidad y núcleos atómicos despojados de electrones. Los rayos cósmicos primarios son formados de partículas aceleradas a la velocidad de la luz en estrellas estalladas (Supernova), púlsares y posiblemente cuásares. Estos rayos son influenciados por campos magnéticos estelares, pero los rayos más enérgicos escapan de las galaxias hacia el espacio profundo. Aquellos que permanecen, engrosan la radiación electromagnética sincrónica espiral en el campo magnético de una galaxia. Los electrones de rayos cósmicos emiten el ruido de radio que puede escucharse desde nuestra galaxia y otras. Los rayos poseen un efecto sobre las células biológicas de las tripulaciones espaciales, así como afectan el ADN terrestre a través de la mutación.
La RFC (Radiación de Fondo cósmica) se emite desde cada región del espacio prevaleciendo como evidencia del Big Bang. No podemos imaginar lo que ella quiere decir con “fuertes influencias” del espacio exterior. Ni tenemos un indicio de lo que constituye un “modelo opuesto y sus efectos” en el hemisferio sur.
Así mismo, Baxter parece confundida acerca de las diferencias entre magnetismo y electromagnetismo (magnetismo implica que somos influenciados por el sol como campo magnético) y no sabemos lo que se propone al decir con ” intensidad aumentada con altitud”. La información de la NASA no es sino una fuente que considera las influencias cósmicas. Mencionar a la NASA parece sugerir que deberíamos estar impresionados por esta información, aunque eso no significa que sus afirmaciones sean correctas.

LB – Hoy día, los científicos saben que no importa de dónde provienen los rayos o donde golpean a la tierra. Una vez aquí, son atrapados en el sorprendentemente fuerte campo magnético terrestre de 0,6 G, el cual es un millón de veces lo que una típica galaxia. Desde allí, estos rayos actúan con fuerza semejante pero opuesta sobre los polos norte y sur, moviéndose en el sentido de las agujas del reloj (en el hemisferio norte) o en sentido contrario a las agujas del reloj sobre el hemisferio sur, como vemos por ejemplo en Patel VL, La Física Terrestre de Bruzek y Durrant. Glosario Ilustrado por Solar y Solar, Física Terrestre 1.977, D. Reidel Publicaciones C.o., Dordrecht, Holanda.

RH – Hay bastantes científicos a los que les gustaría debatir con la Srta. Baxter. Sin embargo, ante todo necesitamos esclarecer de sus conceptos de “fuerzas cósmicas”. Hemos interpretado generosamente sus comentarios en lo concerniente a la reacción de partículas cargadas (por rayos cósmicos) sobre la magnetósfera terrestre e ionósfera.
El campo magnético interplanetario es solamente una fuente de partículas cargadas. Si las partículas fluyen hacia el polo sur geográfico ello causa un caso de magnetósfera abierta; fluyendo al polo norte, un caso de magnetósfera cerrada, lo que parece sugerir una diferencia cualitativa entre los polos.
Las partículas cargadas se arrastran hacia los polos o se pliegan dentro de la magnetósfera y desde allí entran a la ionósfera para distribuirse globalmente. ¡Curiosamente, de acuerdo a la Enciclopedia Británica los rayos cósmicos son más cálidos en el punto Sur de la Constelación de Leo y más fríos en el punto Norte de Acuario!
Las corrientes iónicas son afectadas por la fuerza de Lorentz, la cual produce contra movimiento y las Auroras no son sino el resultado de esta actividad atmosférica. Necesitamos indagar si la ionósfera tiene un efecto sobre el nivel-tierra qi. Cuando Baxter habla del ” sorprendentemente fuerte campo magnético de 0,6 G, un millón de veces lo que una típica galaxia”, clamamos por explicación.
¿Quiere ella decir que la magnetósfera terrestre emite un campo gravitatorio el cual es poco más que la mitad de la potencia de la gravedad terrestre? (“G” es la abreviatura usual para gravedad) ¿Es la gravedad terrestre un millón de veces más fuerte que la gravedad de la Vía Láctea? (Lo que asume que la gravedad de la tierra es más fuerte que la del sol) ¿Está diciendo ella que el campo magnético ha sido medido con un gaussmetro y registrado la sorprendente lectura de 0,6 gauss, en lugar del más común mG (milligauss) – y que es uniforme en todo el planeta? (Recuerden, Gauss mismo no indica la potencia de un imán). Nosotros no sabemos.

LB – Entre sus muchos otros hallazgos Dubrov observó un nexo entre el bombardeo de rayos cósmicos desde la radiante actividad solar, la cual tuvo una correlación directa con ataques cardíacos, lesiones industriales, accidentes en carreteras y episodios agudos de esquizofrenia. Dubrov concluyó que aún las así llamadas materias inorgánicas eran afectadas por los rayos cósmicos. Las personas y otros entes vivos eran afectados incluso hasta el grado de sufrir cambios en la estructura del ADN. Dubrov concluyó que las fuerzas geomagnéticas son importantes como un factor evolutivo.

RH – El Viento solar produce el aparente centelleo de las estrellas, ocasiona cambios en el estado atmosférico terrestre, crea interferencias de radio y contribuye a las Auroras, junto con otros efectos.
El campo magnético terrestre acumula partículas del viento solar en la magnetósfera, especialmente en los cinturones de Van Allen. Los vientos siguen un ciclo general de 11 años y 27 días, pero otros ocurren en ciclos mucho más cortos.
Sin embargo, el viento solar no es un rayo cósmico, pues los rayos cósmicos aparentemente no siguen un ciclo. (La definición de acciones, y efectos de los rayos cósmicos están previamente apuntados). La radiante actividad solar, los aumentos resultantes en los disturbios electromagnéticos y el bombardeo de los rayos cósmicos son diferentes del geomagnetismo, que por su mismo nombre especifica el campo magnético terrestre. ¿Qué conclusiones deducimos de todo esto?
Hay radiaciones de todas clases (cósmica, natural, artificial) que afectan la estructura celular y el ADN. ¿Es la radiación cósmica diferente de la radiación natural y la artificial en sus efectos? ¿Cuál es el mecanismo de trabajo aquí y cómo impacta al Feng Shui?.

Los vuelos en las rutas polares durante severas tormentas geomagnéticas aumentan la exposición a la radiación. Esto también es cierto en las Anomalías del Atlántico Sur, donde niveles de radiación inusualmente altos son generalmente encontrados durante las tormentas. De hecho, es común trazar las rutas de los aviones y las órbitas de las naves de forma que no pasen por los polos ni por las Anomalías del Atlántico Sur a causa del peligro.
La presencia de magnetita biogénica en humanos y otro tejido del cerebro animal se estableció mediante técnicas de microscopio magnético y de electrones. El SQUID (dispositivo superconductor de interferencias cuánticas) es generalmente utilizado para medir los más pequeños campos biomagnéticos, incluyendo aquellos emitidos por el tejido y los músculos.
Se ha relacionado las admisiones psiquiátricas, ataques, y deficiencias cardíacas en humanos con la actividad geomagnética global. Dull y Dull (1.935) hicieron las primeras correlaciones de las admisiones psiquiátricas, pero estudios posteriores en 1.997 sostuvieron la preponderancia de la evidencia existente. (Raps, Avi et al: “las variables geofísicas y el comportamiento: LXIX. Actividad solar y la admisión de pacientes psiquiátricos, “habilidades perceptoras y motoras, 74:449, 1.992).
Según el informe de salud EMF (Vol.3, N° 1, 1.995), los picos estacionales depresivos en Primavera y Verano pueden ser parcialmente considerados producto de las variaciones estacionales en las tormentas geomagnéticas y sus efectos sobre la glándula pineal. El efecto involucra un “evento del umbral” en individuos susceptibles. Otro estudio plantea la angustiosa interrogante de sí el cáncer recurrente puede ser relacionado a la actividad de la tormenta geomagnética. (“SSE News Items”, periódico de exploración científica, 6:208, 1.992).
La Magnetita biogénica y otras clases de magnetorecepción son comúnes entre animales. Los batracios de manchas rojas (Notophtalmus viridescens), por ejemplo usan la fuerza de los campos magnéticos terrestres como dispositivos para regresar a su lugar de origen durante la migración y pueden también confiar en señales tales como las pendientes espaciales. Los batracios aparentemente emplean lo que los investigadores llaman una “brújula magnética de luz- dependiente” para encontrar su camino. (EPRI gran WO430703) Las habilidades migratorias de las tortugas marinas son ampliamente estudiadas como parte del esfuerzo mundial convenido para salvar estas criaturas en peligro. De acuerdo a un resumen de la revista de biometeorología (Octubre 1.992, 361{4}226-32), la clara actividad geomagnética produce un incremento en la mortalidad de las ratas si estas sufren de propensión límbica a ataques epilépticos agudos. Los investigadores saben que ciertos rasgos sinusoidales en humanos responden a fuerzas geomagnéticas. (Campbell, 1.997).
El Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zurich está realizando pruebas en convenio con el Hospital Universitario en Zurich y la Universidad de Hawái para determinar si la magnetita biogénica tiene participación en las enfermedades y desordenes del cerebro tales como la epilepsia. Es bien sabido, que el tiempo espacial indujo a las corrientes a fluir en los extensos conductores basados en tierra tales como las tuberías y el cableado subterráneo. Esto provoca corrosión masiva por un corto período si el conductor no está apropiadamente enterrado.

LB – El Feng Shui debe reflejar lo que está ocurriendo en la tierra. Así como el Norte y el Sur experimentan estaciones opuestas, así mismo tienen similares influencias cósmicas que se mueven en espirales opuestos. Hay poca duda de que las fuerzas geomagnéticas tienen una influencia giratoria sobre la tierra y sus habitantes, y que éstas fuerzas ocurren equivalentemente pero en dirección contraria en el Hemisferio Sur. Para que el Feng Shui continúe sirviéndonos como un medio profundo de detección de las fuerzas geomagnéticas, trabajando con ellas y con la tierra misma, debemos adaptarnos a las condiciones que encontremos.

RH – Las corrientes de la Ionósfera se mueven en espirales opuestas, gracias a la fuerza de Lorentz. Los antiguos textos chinos aluden a “dos corrientes” el yin y el yang en la superficie terrestre. Jung caracterizó la tensión dual como opuestos creando un potencial que se expresa en cualquier momento en una manifestación de energía. En general, las referencias a las corrientes terrestres de yin y yang reflejan la compresión de los antiguos del campo dipolar terrestre.
Sabemos esto porque las observaciones están correlacionadas con los trabajos considerando las propiedades geomagnéticas, las cuales son la columna vertebral del auténtico Feng Shui. El Rey Lui An y sus colegas escribieron acerca de WU WEI en el Huainanzi (120 AC). Ellos expresaron su preocupación de que “ningún prejuicio personal ó privado interfiriera con el Tao Universal, así como ningún deseo u obsesión guiara el verdadero curso de técnicas a un camino errado”. Empero, vemos ocurrir esto con las peculiares ideas de Baxter!
Hasta que fue descubierto por sincretistas occidentales como Baxter, el Feng Shui ha expresado siempre el objetivo de reflejar el cosmos en la tierra. Los adeptos del Feng Shui se esfuerzan por comprender la ecología cósmica al máximo de sus habilidades y así aplicar ese conocimiento a las habitaciones humanas. Hace 6.000 años la civilización china supo las diferencias entre el norte y sur magnético y geográfico. ¡Si sólo fueran así de sabias las personas de ésta época!.
Según el He Guanzi, escrito hace 2.400 años, “Cuando Bei Dou señala al Este es Primavera, cuando Bei Dou señala al Sur es Verano, cuando Bei Dou señala al Norte es Invierno”. ¡Por consiguiente, de acuerdo a los antiguos chinos es la posición de la Osa Mayor, el Gran Cucharón (Bei Dou), lo que determina las estaciones, no los modelos del tiempo en la tierra! Basta una mirada al cielo para saber la hora en la tierra.
Los diagramas de navegación chinos describen la Cruz del Sur, y los marineros chinos entendieron que las estrellas eran distintas en el Hemisferio Sur. A pesar de estos hechos no se necesitaron modificaciones en las brújulas. Aunque las brújulas usadas en el Hemisferio Sur pueden ser corregidas para la Anomalía del Atlántico Sur (Por ejemplo los compases Silva están corregidos de tal forma), ¡Ningún compás en la tierra ha requerido jamás las modificaciones que Lindy Baxter asegura! El Feng Shui Xian Sheng supo alinearse con los modelos giratorios estelares. Ellos calcularon el tiempo por los movimientos de Bei Dou. Esta constelación no ha cambiado.
Por tanto, no encontramos convincentes los argumentos que sostiene la Srta. Baxter para cambiar el Feng Shui. Sin importar donde uno se halle de pie en la tierra, el Feng Shui tradicional aún sirve a su propósito original.

LB – Los arquetipos tienen utilidad por su validez. El bagua simplemente no representa las condiciones en el hemisferio sur a menos que sea modificado.

RH – La primera declaración es tautología clásica, es decir, hace el requerimiento basada en una de sus condiciones. Esto lo hace desesperanzadoramente carente de lógica. Para hacer las cosas peor, la afirmación que la acompaña está igualmente carente de lógica. Ambas discrepan con la Física moderna y el magnetismo, caso contrario de los Shipanes y los Luopanes chinos!
¡Las ideas de Lindy Baxter no están sustentadas por evidencias creíbles y simplemente no funcionan! Carl Jung creó y definió los arquetipos como imágenes universales en existencia desde tiempos remotos. Ellos son el contenido inconsciente que se altera al volverse consciente y ser percibido. Él definió una imagen arquetípica como un modelo hipotético e irrepresentable, algo así como un “modelo de conducta” en Biología (Los Arquetipos y la Colectividad inconsciente, 1990:5). Él dijo que era “una característica de nuestra época que el arquetipo, en contraste a sus manifestaciones previas, ahora debería tomar la forma de un objeto, una construcción tecnológica, para así evitar las odiosas personificaciones mitológicas” (Platillos voladores 1978:22). Jung advirtió que una mente tradicional puede investir a una lata de refresco, a un espejo octogonal, o a un trozo de cristal de roca con la significación espiritual de un fetiche. Pero no es la lata de refresco o el cristal en sí los que tienen el poder: Obtienen su poder del valor psíquico asignado por el humano. Los humanos revisten de significado a los objetos. Ese significado debe ser interpretado dentro del contexto.
En el caso del bagua, son cuatro símbolos básicos (Xiang) que significan la creación, tradicionalmente, los equinoccios y los solsticios. Sabemos por la psicología profunda que duplicar le infunde dos veces el poder a algo. “En la historia de los símbolos”, Jung expresa, “la cuaternidad es el desdoblamiento de la unidad”. (1978:101). Cuatro es “una fórmula psicológica para describir el proceso por el cual el contenido inconsciente se vuelve consciente” de acuerdo a las cuatro funciones básicas de conciencia – sensación, pensamiento, sentimiento e intuición -. Esto es ciertamente lo auténtico del Xiang, el cual los duplicó para convertirlos en los ocho símbolos ó ba-gua. Por consiguiente, Jung dice, “la prolongación de un objeto en el tiempo y lo que le ocurre es incumbencia de la intuición”. El fraccionamiento en cuatro tiene importancia similar a la división del horizonte en cuatro cuartos, ó la del año en cuatro estaciones”. (1978:101-102). Esto es ni más ni menos como la creación del Universo, la Tierra y los Humanos están explicados en el Yi jing y otros textos chinos. El cómo Baxter omitió estos hechos está más allá del alcance de este material.

LB – Cualquier símbolo basado en la observación y ampliamente aceptado como tal, puede sostenerse universalmente por sus propios méritos. Los arquetipos son especiales porque ellos demuestran la verdad. El bagua simboliza las condiciones válidas sólo en el Norte. Las personas deben tener la disposición de modificar cuando y donde las condiciones varíen. El bagua muestra la progresión de las estaciones y las direcciones. Las observaciones de niveles energéticos contenidos en los trigramas son integrales.

RH – Los hechos y la lógica demuestran la verdad. Jung dijo que ellos están diluidos en nuestro inconsciente, “representación penosa de un drama interior” el cual descubrimos “por medio de la analogía, en los procesos grandes y pequeños de la naturaleza”. (1990:7). Él también advirtió que “el dogma toma el lugar de inconsciencia colectiva formulando sus contenidos a gran escala”. (1990:12). Si algo “basado en la observación y ampliamente aceptado” puede “sostenerse universalmente por sus propios méritos”, ¡Entonces las ideas de Lindy Baxter no encajan en este criterio! El bagua es meramente un símbolo.
En el Shi ji se relata que un culto imperial del Supremo (Tai Yi) comenzó en el 123 BCE. El altar era octogonal y cada lado se abría al encuentro de cada ser del trigrama y todos ellos se incorporaron. Para algunos la residencia de Tai Yi es la Estrella Polar, para otros una insignificante estrella en la Osa Menor; y su equivalente terrestre es el centro del Bagua. Cualquiera familiarizado con la historia China y su Filosofía sabe que El Supremo es una deificación del Gran Absoluto en la Dinastía Han, y el octágono representa al cosmos (lo que convierte al Bagua en una especie de holograma).
Los Baguas como talismanes caseros son simplemente una variación moderna -colgamos un bagua en la casa para invocar guía y protección celestial- (“El cielo nos bendice y protege nuestro feliz hogar”). Eso no hace del bagua un arquetipo! Es la brújula china la que exhibe los rasgos de un arquetipo porque incorpora el dian yuan di fang (el circulo cuadrado) el cual desde los primeros días de la civilización china ha sido reconocido como un mandala, círculo mágico el cual es una forma de “arquetipo materno” (Jung 1990:81). Así que un arquetipo representa un modelo de orden parecido a un “visor” sicológico, para que el reparar las desolaciones de lugares y la agitación del universo se haga comprensible por el círculo protector. (Jung 1978:113). En “Los trigramas en el Libro de los Cambios” de Wei Boyang (ca. 200 CE) y los comentarios de Zhu Xi´s aproximadamente mil años después se conectaron los trigramas con las fases del sol y de la luna por cada mes. Los trigramas se conectan con las direcciones de la brújula por el primer lugar del horizonte donde la luna es vista en el cielo nocturno en la primera noche de cada fase. Las direcciones son indicadas por los tallos celestiales. De estas observaciones obtenemos los trigramas y tallos que aparecen en un anillo particular del Luopan. Un pasaje en Ta Chuan (645 BCE) dice que los trigramas multiplican y engendran los números que, como Feng Yulan dice, crean “diversas categorías numerológicas” basadas en ellos. Obviamente los trigramas son esquematizaciones de fenómenos naturales y principalmente de fenómenos astronómicos observados escrupulosamente.

LB – La filosofía taoísta predica que donde existe un frente, hay un igual en retorno. La validez del bagua tradicional no está en forma alguna disminuida si su contraparte es utilizada en el hemisferio sur.

RH – Para los chinos, el espacio no es un abstracto uniforme y no se extiende en todas direcciones – sur, norte, este, oeste y centro. Cada uno está conectado con el tiempo y con los cinco elementos en “correspondencias” (Ronan y Needham 1:167). Según la falta de conservación de paridad, el sur absoluto (norte geográfico) es la misma dirección sin importar en cuál planeta estemos de pie. Hasta que llegue el momento en que la Srta. Baxter pueda rebatir esto, su sistema será relegado al reino de las absurdas nociones occidentales.

LB – Por aceptación común, los trigramas del bagua reflejan ambos, dirección y estación, y muestran las antiguas observaciones de estas progresiones, unidas con los cinco elementos pertenecientes a los trigramas, direcciones y estaciones. El Fuego (calor) es Sur, para el Verano. Es energía en su máxima expresión. La Tierra (centro) es el final del Verano. Esta es energía estable. El Otoño tiene Metal, energía condensada, en el oeste. El Invierno (frío) tiene energía del Agua, lista para reformar. Tradicionalmente pertenece al Norte. La Primavera tiene Madera, energía ascendente, y se encuentra en el Este. Tradicionalmente los trigramas reflejan el avance de las estaciones, con Li (Verano) a través del Sol a Tui (otoño) para alcanzar K´an (invierno) a través de Chien después Chen (primavera). Al final de la primavera/comienzo de verano termina con K´un. Para trazar esto, encuentra un perfecto movimiento en el sentido de las agujas del reloj. Esta misma secuencia, uniendo estación, elemento y dirección, tiene diferencias en el Hemisferio Sur. Allí, para el Verano tenemos Fuego en el Norte, metal en el Oeste para el Otoño (permaneciendo constante). Agua en el sur para el Invierno (la propiedad del Agua es “frío”) y para la Primavera Madera en el Este. Este/Madera están universalmente conectadas con el amanecer o lo nuevo, energía en crecimiento. Oeste/Metal universalmente conectadas con la energía condensada, y se refleja en el ocaso.

RH – De nuevo quedamos atónitos con el superficial conocimiento que maneja la Srta. Baxter. La Tierra al centro no es el final del Verano – el centro marca El lago Central del Cielo, el cual es la habitación de la brújula, eje mundi, quincunce, Emperador, hogar, el Gran Absoluto y Bei Dou!.
El Hetu comenzó en los cielos, como constelaciones que pueden remontarse a casi 18.000 años (Staal, Estrellas de Jade: 1984). Luego, estas divisiones astronómicas fueron aplicadas a lugares en la tierra vía el Luoshu (como dice el profesor Field, esto es, cuando “los dioses descendieron a la tierra”.) Es bastante común en las culturas tomar una estrella y trazarla sobre el mapa de la tierra, por eso traemos la protección de los dioses a la escala humana y así guardar al mundo en equilibrio.
Mircea Eliade explicó elocuentemente este rasgo humano universal en el Mito del Eterno Retorno. El Bagua está orientado en espacio-tiempo como una brújula y rueda cósmica cuyo cada trigrama corresponde al principio constitutivo del universo. Cualquiera en la tierra puede replicar los aspectos diurnos del Luoshu irguiéndose como el Emperador chino hizo, con su espalda al norte. Una vez allí, sólo necesitan seguir el movimiento del Sol en el sentido de las agujas del reloj.
Quizás, donde la Srta. Baxter se pone de pie, el sol se mueve diferente a como lo hace para los demás. La traducción directa de una frase en el Neijing Suwen – el primer texto Taoísta – dice, “El cielo da origen a las cinco fases y los tres qi”. Huangdi le preguntó a Qi Bo cómo interactúan las cinco fases ó elementos con las seis influencias atmosféricas (frío, fuego, seco, húmedo, caliente, viento [ben]) en una base anual y estacional. Qi Bo dijo, “El tallo celestial determinará la fase del gran circuito del año fijado, entonces la rama terrenal combinada con el tallo determinará las influencias primarias y secundarias estacional y anualmente prevalecientes. Los veinticuatro lapsos solares del año están divididos en seis lapsos ó cuatro lapsos cada uno. Cada paso es escasamente un poco más de sesenta días de largo y es regido por una influencia atmosférica”. (Traducción de Maoshing Ni, 1995:246).
Toda esta información puede encontrarse en un típico Luopan. Para los chinos, las estrellas circumpolares y aquellas a lo largo del Ecuador son las más importantes (Needham y Ronan 1:195). Sabemos que los cinco elementos o fases corresponden a los grados de la constelación de la esfera celeste. En el Guan Shi, Di Li Zhi Meng dice que la aguja de la brújula “responde al qi por orientación, siendo central a la tierra y desviándose en distintas direcciones. Al sur señala a la constelación Xuan-Yuan (nuestro Leo) de aquí al Xiu (constelación) Xing {parte de Hidra}”. ¿Podría ser más clara la importancia astronómica y cosmológica?
¿Se pregunta usted por qué la Señorita Baxter se rehúsa a reconocer este material? En el Huainanzi dice que “el universo produce qi (emanación gaseosa, vital) y esto era como un fluido girando por todas partes. El qi puro, siendo tenue y sueltamente disperso, hace los cielos, el qi pesado y turbio, siendo condensado e inerte, hace la tierra. “Nada en esa cita contradice radicalmente lo que aceptamos en la ciencia acerca de la formulación del universo y nuestro planeta”.

LB – Viendo esto en un círculo da un perfecto movimiento en sentido contrario a las manecillas del reloj.

RH – Diana Ffarington Hook escribió, “La lectura alrededor del Luoshu en dirección contraria a las manecillas del reloj, es indicativo del lado malo ó negativo de la vida, que está incluido en el diagrama, donde yang se sienta al lado de yin”(El I Ching y tú, 1974:69).
El Emperador Ziao Ho enfrentó los rituales del wei-wang del sur absoluto (norte geográfico) para así poder usar el ya-sheng. Igual que en la tradición india cuando la magia negra es utilizada, los chinos también reconocen que el movimiento circular de mano derecha debe cambiarse por el de la mano izquierda para estas circunstancias. Lindy Baxter inventó un sistema Feng Shui para usar en el Hemisferio Sur que es una asociación tradicional con la magia negra. Es más, ella se rehúsa a explicar cómo el arreglo habitual de yin y yang enumera los trabajos en su nuevo sistema. En la magia negra el normalmente yin enumera los cambios al yang y el yang enumera los cambios al yin. Puede usted imaginar el dramático efecto que tienen estos cambios en los nueve Palacios y en el Bagua.

LB – Los Trigramas son descripciones energéticas de fenómenos naturales. Las direcciones del trigrama están llenas de ch´i en sus momentos asignados. En el Kao-Kung-chi t´u el Tai Chen está establecido: “en el cielo hay tiempo, en la tierra hay ch´i”, Luego sigue una descripción de las propiedades del trigrama, con Li representando el resplandor del sol, según el sistema Na-chia. La ciencia no admite que las estaciones sean las mismas universalmente. Los trigramas reflejan las progresiones de las estaciones, u oscilación general de los cinco elementos. En el hemisferio sur van en una secuencia diferente y el bagua debe reflejar esto.

RH – En el Sima Qian´s Shi ji (ca. 90 BCE) es evidente que las constelaciones ecuatoriales fueron utilizadas para dividir el cielo en el xiu (constelación o conjunto estrellas). Los astrónomos chinos estaban mayormente interesados en cuál constelación estaba próxima a un planeta o a la luna. El Guanyinzi fue escrito en tiempos de los Tang y dice, “El qi involucra un factor de tiempo. No es que el qi conozca ni día ni noche. La forma tiene un factor espacial. Por el cual no tiene método ni norte ni sur. Zhoudon Yi dice, “Los cinco qi se difunden armoniosamente y las cuatro estaciones prosiguen su curso”. En este caso, “qi” es un término técnico antiguo para los polos de los cielos. En ambos casos los autores nos dicen que la humanidad del Universo (nuestro planeta) gira sobre su eje y el eje celeste es la Estrella Polar. Tai Chen (Dai Zhen) escribió una crítica al Confucionismo ortodoxo, salpicada en fórmulas matemáticas, y escribió un comentario sobre Mengzi (1777). Dai creyó que debíamos comenzar con nuestros instintos naturales, luego ejecutarlos a través de la prueba Confuciana de reciprocidad (hagan a otros como quieren que les hagan a ustedes), porque nos volvemos virtuosos a través de un entendimiento intelectual de “normas inmutables” o buyi zhi ze. Na-chia se refiere a un tipo de dragón escamoso o reptil – quizás un concincinus physignathus – que no contradice las correspondencias fundamentales del Feng Shui (Lifa ó Xingfa) porque concuerda con los básicos principios filosóficos chinos.

¿Son estas citas de suficiente importancia para determinar por usted mismo la validez de las pretensiones de Lindy Baxter? ¿No?, ¡Pues esperé, porque hay más!

Ray Harris
University College London
Copyright © 1999 Ray Harris

Pin It on Pinterest

Share This