El Feng Shui y el Chi

El Feng Shui y el Chi

Por Lucía Boero

Reportaje Revista Mundo Nuevo, Nº 136  abril 2001, Chile
Por Lucía Boero

“El Viento es el que lleva el Chi, el Agua es la que contiene el Chi”, Guo Pu.

Luego, el Feng Shui es el arte del flujo y la contención del Chi.

Artículo Revista Mundo Nuevo

La esencia del Feng Shui, cuyo significado literal es Viento y Agua, es la correcta circulación del Chi. El Chi (Qi) es conocido como la fuerza vital, el “aliento del dragón”. Aunque es difícil de definir, se puede considerar como la energía vital que sostiene todas las cosas.

Casi todas las culturas tienen una palabra para expresar este concepto. En hebreo, es el Ruah (espíritu, viento o hálito). En japonés, se emplea el término Ki, de suma importancia en las artes marciales y en la meditación. En sánscrito, se conoce como el Prana.
Así, muchas culturas tienen conocimiento y manejo del Chi.

Para los chinos, existe un Chi en toda cosa viviente y no viviente. En el cielo, hay Chi Celestial; en la tierra, hay Chi Terrestre; y en los hombres, hay Chi Vital.

El Chi Celestial es la energía cósmica que mantiene unido al Universo. Y nos habla de cómo la posición de los planetas y las estrellas en el momento de nuestro nacimiento pueden marcar nuestro destino: es la ciencia de la Astrología. También es la influencia climática, como la luz solar, la lluvia, el viento, el frío y el calor.

El Chi de la Tierra viene de las formas que modelan nuestro entorno, ya sean naturales o hechas por el hombre: las montañas, la vegetación, los ríos y los valles o las construcciones en que vivimos, formas, colores, distribución, diseño. También son los campos magnéticos de la tierra, fácilmente medibles con una brújula, un aspecto importante del auténtico Feng Shui.

El Chi del hombre es el Chi Vital. Según la medicina china (la acupuntura), el Chi Vital circula en nuestro cuerpo a través de los meridianos. Cuando el Chi se estanca, vienen las enfermedades y el acupuntor actúa para reestablecer el flujo armonioso del Chi. El Chi del hombre es también nuestra personalidad, nuestros ideales, nuestros pensamientos:
la influencia cultural, política y social; la familia, la pareja con que vivimos, los vecinos,
las actividades humanas de nuestro entorno.

En los estudios de Feng Shui, el Chi comprende múltiples significados y hay que aprender
a reconocerlo en sus diferentes cualidades. No se puede reemplazar simplemente por la palabra “energía”. De hecho, es más que energía y se debe conocer en sus diferentes cualidades.

El Feng Shui estudia qué tipo de Chi llega a una casa según su orientación magnética, cómo ese Chi recorre la casa a través de habitaciones y pasillos, entrando y saliendo por puertas y ventanas, dónde se acelera o estanca y cómo puede corregirse ese flujo energético con la correcta aplicación de los Cinco Elementos y sus ciclos, que son las verdaderas “curas” del Feng Shui. Una casa correctamente armonizada con Feng no necesita de extraños objetos chinos, espejos “baguas”, flautas chinas o cristales facetados, pero se percibe la armonía entre las personas y su espacio.

 

 

Chi Positivo y Chi Negativo 

El Chi puede ser positivo o negativo. Existe el Sheng Chi, que es el Chi positivo, que da vida y se mueve en forma ondulante. Cuando el Chi fluye positivamente, las personas disfrutan de una existencia armónica. Por otro lado, existe el Sha Chi, que es el Chi negativo. Este debilita y se mueve en línea recta. Cuando una casa tiene un Sha Chi, es porque el Chi
está estancado o se ha acelerado. Las personas tendrán problemas en su vida cotidiana, en salud, en sus metas o relaciones.

No es necesario tener un sexto sentido para revisar el Chi de un lugar. Basta que observemos con nuestros 5 sentidos. Cuando la tierra es fértil y vemos árboles frondosos, césped verde y un jardín que florece, eso es síntoma de buen Chi. Un lugar lleno de
malezas o la tierra gastada por la erosión, árboles débiles son signos de Sha Chi. El agua limpia, moviéndose en forma serpenteante trae buenos augurios, no así el agua estancada, contaminada o una corriente muy rápida. Animales salvajes o domésticos sanos, canto de pájaros significan buen Chi. Mientras que la presencia de ratas o perros flacos y de feo aspecto son muestras de mal Chi. Cuando una casa está limpia, ordenada, con luz y ventilación adecuada, y las personas tienen amor y alegría, hay un Sheng Chi. Por el contrario, una casa desordenada, oscura, donde reina el conflicto y las discusiones,
tiene un Sha Chi.

También debemos considerar el entorno humano. El Feng Shui no le recomendaría una casa que esté al frente o cerca de un lugar conflictivo relacionado con la violencia, la muerte, el dolor o la enfermedad, como un hospital, un cementerio, un matadero, un burdel, una estación de policía. Totalmente opuesto serían lugares con buen Chi, como un parque, una plaza, un jardín infantil, una biblioteca, lugares de servicio público, una casa de la cultura, un centro vecinal o un lugar de medicina alternativa o crecimiento personal.

 

Flujo y bloqueo del Chi:

En exteriores

  • Cuando encontramos grandes edificios muy cerca unos de otros, sin espacio para la luz solar y la brisa, se está bloqueando el flujo del Chi.
  • Una estructura en ángulo recto apuntando hacia el frente de una casa está creando un Sha Chi llamado «flecha venenosa».
  • Una calle ciega hace una línea recta: un flujo de Sha Chi justo hacia la casa del fondo.
  • Un árbol o poste de alumbrado frente a la puerta de una casa bloquea el paso del Chi nutritivo hacia la casa.
  • Calles en forma de «T», el Chi se transforma en el negativo Sha. La calle de fondo recibe una mala energía. Esto mismo se aplica a las calles ciegas.

    Camino Serpenteante atrae el Chi positivo

  • Una casa situada en la cima de una colina no tiene protección por ninguno de sus lados.
  • Una casa en la ladera soleada de la colina recibe la luz y el calor solar y su espalda está protegida por la montaña.
  • Camino recto hacia la casa transforma el Chi en Sha. Camino Serpenteante atrae el Chi positivo. Árbol bloqueando el flujo del Chi.

En interiores

  • El Feng Shui prefiere las formas estables. Una casa cuadrada o rectangular produce estabilid

    Cintas rojas

    ad y equilibrio. Las formas irregulares con estructuras duras que sobresalen traen desarmonía y problemas.

  • Un espacio recargado de muebles y objetos pesados interrumpe el flujo armonioso del Chi.
  • El desorden y la suciedad son un Chi estancado en cualquier lugar de la casa.
  • La puerta de entrada alineada con la puerta trasera acelera el paso del Chi que atraviesa en línea recta rápidamente la casa sin tiempo de alimentarla.
  • Los pasillos largos son problemáticos; aceleran el flujo del Chi. Por lo mismo, hay que tener los pasillos bien iluminados.
  • Una viga a la vista sobre una cama altera el flujo del Chi en un lugar donde pasamos largas horas descansando.
  • El dormitorio pide un Chi tranquilo (Yin) que dé paso al descanso. Los colores suaves y la decoración discreta es lo adecuado. Los aparatos electrónicos como tv, computadores, equipos de sonido, teléfonos, etc. activan el Chi. No se recomiendan en la intimidad del dormitorio.
  • Los objetos bellos producen buena energía. Es necesario revisar que las cosas que nos rodean nos inspiren un sentimiento de expansión y felicidad.

La práctica del Feng Shui es un estudio serio y complejo cuando se realiza profesionalmente. La comprensión y el manejo del Chi es sólo el primer paso para acercarnos a este poderoso arte de la sabiduría china.

¡Sheng Chi para todos!

Los Cuatro Animales Celestiales

Por Lucía Boero

El Feng Shui trabaja con una serie de mapas que se utilizan según los diferentes métodos y escuelas. Uno de los mapas básicos más conocidos de la Escuela de la Forma, es el mapa de «Los Cuatro Animales Celestiales», el cual se utiliza desde los albores del Feng Shui para buscar el asentamiento ideal donde construir una casa.

Los Cuatro Animales Celestiales son: la Tortuga Negra, el Tigre Blanco, el Dragón Verde y el Pájaro Rojo. La Serpiente Amarilla se considera en algunas escuelas como un quinto animal y se refiere a la casa misma.

En un principio, estos eran cuatro grandes constelaciones que rodeaban a la constelación de la Osa Mayor (Bei Du, en chino) y funcionaba como un enorme reloj cósmico marcando estaciones y direcciones. Muchos principios del Feng Shui tuvieron su base en realidades astronómicas. Posteriormente estos mismos nombres fueron aplicados a las formas de la tierra.

El Asentamiento Ideal

Los sabios de la antigüedad determinaron que una casa estaría protegida de los vientos, el clima y los enemigos, con una montaña atrás, dos colinas protectoras a cada lado otorgarían mayor estabilidad al lugar, y un espacio abierto en el frente, con vista despejada y presencia de agua completa el cuadro ideal.

En su aplicación práctica, usted debe definir el frente y el fondo de su casa, el frente es el espacio que corresponde al Pájaro Rojo y el fondo es la Tortuga Negra.

La Tortuga Negra: el Feng Shui tiene mucho de sentido común, en la espalda no tenemos ningún órgano de percepción y somos vulnerables, de ahí viene que lo ideal es tener una montaña protectora detrás de nuestra casa. La Tortuga Negra aporta estabilidad, apoyo y armonía a las personas.

El Dragón Verde: es la montaña que está a la izquierda de la casa (mirando desde la casa hacia afuera), tiene que ver con la sabiduría y la protección. Es muy auspicioso contar con un buen Dragón Verde.

El Tigre Blanco: es una montaña a la derecha de la casa, simboliza también protección y debe ser más baja que el Dragón.

El Pájaro Rojo: es un espacio abierto delante de la casa, mejor si la parte delantera del terreno es más baja que la parte trasera. Tiene que ver con la prosperidad y mejor aún si existe la presencia de agua.

Los Cuatro Animales en un ambiente urbano

En la ciudad las montañas han pasado a ser los edificios y los ríos son las calles y avenidas. Por lo tanto, si no tiene una montaña real atrás, sería bueno tener otra casa o edificio más alto, aunque no debe estar demasiado cerca. Dos edificios a los lados, todo esto proporcionadamente, que los edificios o casas que le rodean no sean demasiado grandes y «opriman» su casa. Adelante un espacio abierto como un parque, una plaza o por lo menos un buen jardín delantero. La calle frente a su casa corresponde al río, el movimiento.

En el jardín también se puede representar estos animales, colocando por ejemplo, árboles altos a la izquierda de la casa o una enredadera verde sobre la muralla izquierda del terreno, en el lado Dragón. Arbustos con flores blancas o una pared blanca a la derecha, en el lado Tigre. Y delante un jardín despejado, en el lugar del Pájaro Rojo.

Este principio se usa tanto en exteriores, en el entorno de la casa, como en interiores en la ubicación de los muebles. Por ejemplo, su cama debe estar apoyada en una pared sólida, esa es su montaña protectora y la puerta de la habitación debe estar dentro de su radio de visión, ese es su río (movimiento).

En su escritorio de trabajo no sería bueno tener en su espalda una ventana o un pasillo, su espalda también debería tener detrás una pared sólida y al frente puertas y pasillos, el movimiento.

Lucía Boero
Noviembre 2000

Seminario práctico Feng Shui Avanzado

Master Teresa Hwang en Chile

Taller Feng Shui, salud y riqueza
Jueves 21 de septiembre de 19 a 21:30 hrs.

Seminario práctico de Feng Shui avanzado
Viernes 22 – sábado 23 – domingo 24 de septiembre de 10 a 19 hrs. 

Taller Feng Shui en la oficina
Lunes 25 de 19 a 21:30 hrs.

Lugar:

Los tres cursos se realizarán en Centro Satya, dirección: calle República Arabe de Egipto 492, Las Condes. Metro Manquehue. 
Inscripciones:
 Cel. (+569) 8219 6649 
Consultas: luciaboero@gmail.com 

Curso Básico de Feng Shui Clásico

Curso Básico de Feng Shui Clásico

CURSO 1er. NIVEL – Básico

El Curso Básico de Feng Shui Clásico le introduce en este maravilloso arte/ciencia para ayudarle a transformar su hogar o su lugar de trabajo en un espacio sano y positivo. Se entrega un material con dibujos y gráficos, donde cada tema será apoyado con ejercicios y ejemplos de aplicación práctica.

Curso de FENG SHUI 1er. Nivel – Santiago 
Sábado 26 de agosto
Horario: 10 a 18 hrs.
LugarCentro Madre Tierra, María Monvel 2104, La Reina.
Consultas: luciaboero@gmail.com 

Cómo dividir la casa en los 8 sectores

Cómo dividir la casa en los 8 sectores

En Santiago de Chile, la cordillera corresponde al Este u oriente, la costa o el camino a Viña del Mar corresponde al Oeste o poniente, hacia La Serena es el Norte y mirando hacia Puente Alto es el Sur. De ahí se pueden sacar las 4 diagonales: NE, NO, SO y SE.

Este cálculo «al ojo» sirve como una base general para ubicarse. Pero, para hacer un estudio de Feng Shui, se debe tomar la orientación del frente de la casa con una brújula.

El frente es la parte más yang, generalmente la fachada que da a la calle, de donde viene más ruido, más luz, más movimiento, más actividad. La puerta principal de la casa no siempre da al frente, a la calle, a veces está por un costado. Si la puerta de entrada está en un costado, el frente puede estar indicado por los grandes ventanales y la fachada que da a la calle, donde hay más movimiento. Si su casa está en una esquina, el frente puede ser donde están las entradas al terreno y a la casa.

La medida del frente de su casa es el punto de partida para trabajar con el Feng Shui. Ahora ya sabe qué orientación tiene en el fondo y que orientaciones están en las esquinas, las diagonales de su casa.

El siguiente paso es trabajar con el plano a escala, dividiendo el plano de su casa en los 8 sectores (N, S, E, W, NW, NE, SW y SE). Para eso necesita tener una plantilla con los 360º y las 8 divisiones magnéticas, cada una toma 45º del círculo. Si usted no tiene esta plantilla, puede usar una regla redonda, transportador.

Las 8 divisiones se marcan en los siguientes grados: 
Norte
: 22,5 – 337,5 Noroeste: 337,5 – 292,5 Oeste: 292,5 – 247,5 
Suroeste
: 247,5 – 202,5 Sur: 202,5 – 157,5 Sureste: 157,5 – 112,5 
Este
: 112,5 – 67,5 Noreste: 67,5 – 22,5

Lo primero es marcar el centro geométrico de la casa en el plano. Lo cual se puede hacer de manera simple, si la casa es cuadrada o rectangular, trazando dos líneas diagonales, la intersección es el centro de la casa.


Lo segundo es dibujar una línea auxiliar desde el punto que marcó como centro hacia afuera, hacia la dirección donde está el frente de la casa, en este caso, un apartamento, el frente es el living comedor. En el ejemplo, el frente mide 170º:

Tercero, coloque la plantilla sobre el plano, centro con centro, y la plantilla la coloca con sus grados de orientación, en el ejemplo 170º, justo sobre la línea auxiliar que marca el frente. Marque en el plano las ocho líneas divisorias y así puede trazar las ocho divisiones de su casa.

Pin It on Pinterest