El Feng Shui y los colores

El Feng Shui y los colores

Por Lucía Boero
Revista Estar Mejor, Nº 20, Año 2, Chile.
Reportaje a Lucía Boero

El milenario arte chino del Feng Shui nos enseña cómo crear espacios armónicos y el uso del color es una herramienta muy importante. El color es vibración y nos afecta consciente o inconscientemente.

metal

Metal

Hay diferentes cualidades de los colores según la cromoterapia, la metafísica, las tradiciones populares de cada pueblo o el Feng Shui, no todos coinciden. El blanco es símbolo de pureza, tradicionalmente en occidente el traje de novia es blanco, en la China antigua en cambio, las novias se casaban de rojo. El amarillo lo asociamos con el sol, es alegría, mejora la actividad mental. El naranja es la mezcla de rojo y amarillo, es vitalidad. El rojo es el color de la sangre, también de la pasión, es el color más cálido y expansivo, representa gran actividad, vitalidad y también peligro. El violeta es la mezcla de azul y rojo, en metafísica es el color de la transmutación, se asocia a la espiritualidad. El azul lo asociamos al mar y al cielo, es un color refrescante, se asocia a la sabiduría y ayuda a meditar. El verde es la mezcla del azul y el amarillo, se asocia a la naturaleza, nos ayuda al descanso y a la tranquilidad. El negro evoca fuerza y misterio, para lo occidentales es el color del luto, todo lo contrario para los taoístas, que usan el blanco en los funerales.

En el Feng Shui los colores debemos entenderlos según sus herramientas, como el Yin y el Yang y los 5 Elementos chinos. De aquí tenemos una primera división, los colores cálidos son Yang (rojo, fucsia, naranja, amarillo) y los colores fríos son Yin (azul, celeste, negro, verde oscuro). Los colores Yang son expansivos, activos. Los colores Yin son contractivos, tranquilos.

Sin embargo, la visión más importante del Feng Shui es la clasificación de los colores según los Cinco Elementos que son: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua.

El elemento Madera es el color verde, es una energía de crecimiento y desarrollo. El elemento Fuego es el color rojo y es una energía que irradia, momento de máxima expansión, es el color más Yang. El elemento Tierra son los colores amarillo, ocre, mostaza, es una energía de estabilidad, momento de madurez. El elemento Metal son los colores blancos, plateados y dorados, es el momento de contracción, condensación. Y el elemento Agua son los colores negro y azul, es el momento de reposo y concentración.

Un verdadero practicante de Feng Shui realiza el equilibrio energético de un lugar con los 5 elementos, sus colores y formas. Aprender la ubicación y el uso correcto de los 5 elementos es algo que va más allá de este pequeño artículo.

Lucía Boero presta asesorías de Feng Shui para particulares y empresas.

Si usted no ha hecho un estudio profesional de Feng Shui en su casa u oficina, podemos decir que es más seguro que en los espacios cuya función es de reposo y tranquilidad son mejores los tonos pasteles, colores claros, luminosos y discretos. Por ejemplo, el color rojo es demasiado estimulante para un dormitorio, de hecho es un color que debe usarse con precaución. En cambio, en los espacios sociales y activos (living, comedor, estar) podemos permitirnos colores más intensos. Si el lugar es demasiado abierto y luminoso (Yang) podemos equilibrarlo con colores fríos, Yin. La pintura exterior de una casa, igualmente es preferible que sea en tonos discretos como blanco, amarillo claro, ocre, mostaza.

En el Feng Shui los colores tienen un propósito que va más allá de la decoración, a través de la interrelación de los 5 elementos, los colores en un espacio pueden activar o debilitar el Qi, la energía vital, en síntesis es un asunto de balance y armonía.

Lucía Boero, 2005

Armonía en tu nuevo hogar

Armonía en tu nuevo hogar

Revista DeNovios , Nº 61, Julio 2005, Chile
Reportaje a Lucía Boero
Por Catalina Angulo Kenrick

El Feng Shui y es una técnica milenaria que estudia cómo nos afecta todo aquello que nos rodea, desde las calles, los edificios, las montañas y los ríos, hasta la estructura de la vivienda o lugar de trabajo, la ubicación de un baño, un dormitorio, o la cocina. A continuación, te entregamos una guía práctica de cómo aplicarlos a tu primer hogar de casados.

¿Qué secretos esconden los lugares que habitamos que son capaces de afectar nuestro estado anímico, salud o nuestra «suerte»? Con frecuencia encontramos casas, oficinas o espacios en general que nos producen estrés, irritación o, por el contrario, tranquilidad, alegría y sensación de estar protegidos.

Y aunque todo esto parezca una locura inventada por nosotros, hay artes o ciencias -como el Feng Shui- que explican con fundamentos lógicos el porqué de todas estas sensaciones, y nos enseñan que es posible determinar la distribución y decoración más favorable de un espacio a fin de lograr que la energía vital sea más favorable y nutritiva para sus habitantes.

 

¿Qué es el Feng Shui?

El Feng Shui es el arte chino milenario que se encarga de armonizar la energía de los espacios en que vivimos para que su influencia sobre las personas sea favorable. La experta en Feng Shui clásico, Lucía Boero, explica que 3 mil años antes de nuestra era los chinos descubrieron que las casas tenían campos de energía que influían sobre las personas que allí vivían, y es así como nació esta disciplina.

La especialista explica que el Feng Shui trabaja de la mano con 4 herramientas: el Chi o energía vital que está en todas partes; el ying y el yang, que son los dos opuestos complementarios que rigen todo en la vida (frío y calor, arriba y abajo, blanco y negro, etc.); los cinco elementos chinos (madera, fuego, tierra, metal y agua), que son las herramientas con las que se puede lograr la armonización en la casa; y el mapa bagua, que (definir).

En base a esto, Lucía Boero entrega algunos consejos prácticos para ayudarte a formar tu primer hogar:

Para elegir tu primera casa
  • Las calles tranquilas y sin mucho tránsito son mejores para lugares residenciales, pues el ruido y la congestión

    Ver Fundamentos «Los cuatro animales celestiales», Asentamiento Ideal

    provocan mucho estrés en los ambientes de tu hogar.

  • Es ideal que tras la casa exista una protección, un respaldo como una montaña, por ejemplo, y que al frente tenga una vista despejada.
  • Si se trata de un edificio alto, trata de elegir los pisos intermedios pues los más altos carecen del magnetismo de la tierra y en los más bajos se siente «mucho peso» sobre los hombros.
  • Evita elegir una casa que tenga cerca postes de alumbrado, torres de alta tensión o grandes antenas, pues se produce un Chi negativo.
  • Las áreas sociales de la casa pueden estar más descubiertas, cerca de ruido y movimiento, pero los dormitorios -que son espacios de intimidad- deben estar más al fondo y protegidos.
  • Los pasillos largos no son buenos porque el Chi negativo se acelera en las líneas rectas. Una solución puede ser tener buena iluminación (puede ser artificial).
  • Siempre es preferible que el techo sea paralelo al piso. Las mansardas no son recomendables, especialmente si alguien duerme allí, pues la energía no fluye bien, se estanca.
  • No es recomendable que la cocina quede frente a la puerta de entrada de tu casa, ya que en ella se cocinan tus alimentos y por lo tanto es parte de tu salud. Por ello, no es conveniente que esté al paso de la energía exterior que viene entrando. Si no hay opción, es preciso mantener la puerta cerrada.
  • El lavaplatos y la cocina no deben estar frente a frente, pues se produce un conflicto entre elementos agua y fuego.
  • Las vigas en los techos de dormitorios producen cansancio y un mal dormir.

 

Para decorar tu hogar
  • Por regla general, tu casa debe tener objetos bellos, agradables a la vista, en armonía de colores y que

    entreguen buenos mensajes. Evita los cuadros y objetos que simbolizan dolor, enfermedad o guerras, pues estos emiten un Chi muy negativo.

  • Trata de colocar los muebles adosados a las paredes y no sueltos en el espacio. Por ejemplo, el sofá principal. Esto, ya que es mejor tener la espalda protegida y tener un control visual de todas las áreas.
  • La distribución de los muebles debe permitir siempre el tráfico cómodo de las personas sin que se estén topando con los objetos, ya que tal como te mueves por la casa ocurre lo mismo con la energía.
  • Las mesas cuadradas simbolizan estabilidad y solidez.
  • En el dormitorio, la cama debe estar apoyada sobre una pared y no debajo de una ventana.
  • Ubica tu cama de modo que desde la cabecera puedas tener control visual de la puerta. Nunca debe estar dando espaldas a la puerta.
  • Los pies no deben quedar justo frente a una puerta.
  • No duermas rodeado de objetos electrónicos ya que éstos producen una sobre estimulación y no se logra un buen descanso. Si no logras sacar la televisión del dormitorio, trata de taparla o desenchufarla en la noche.
  • Trata de favorecer los colores suaves y pasteles en tu dormitorio y de proteger con cortinas gruesas, de modo de lograr tranquilidad en su interior.
  • Las flores y plantas frescas entregan energía muy positiva. Si quieres poner flores secas o artificiales cuida que estén siempre en buen estado, de lo contrario comenzarán a estancar la energía.
  • Los sonidos metálicos (móviles de tubos metálicos al viento, relojes de péndulo o música de piano) brindan una excelente energía, además de limpiar y desbloquear la casa de Chi negativo.
  • Deshazte de las cosas que no necesitas; no las guardes, pues al dejarlas partir haces espacio para que te lleguen cosas nuevas.

Feng Shui, ciencia milenaria

Feng Shui, ciencia milenaria

Por Lucía Boero
Periódico El Mercurio de Valparaíso, noviembre 2004, Chile
Entrevista a Lucía Boero
Por Alicia Pizarro
¿Puede una casa influir en nuestra prosperidad o en el hecho de no encontrar pareja? Según los chinos, sí, considerando que todo está compuesto por átomos y moléculas que le imprimen cierta energía a cada cosa. De allí la importancia de decorar nuestros ambientes de manera racional, a conciencia, para lograr un hogar «sano» que nos apoye.
Feng Shui significa «viento y agua». Se trata de un arte que en China se ha practicado, como mínimo, desde la dinastía Tang (618-907 D.C.) y los chinos consideran su aplicación como una ciencia, por cuanto está dotada de métodos técnicos para el diagnóstico, fórmulas matemáticas y términos propios.

El que el Feng Shui haya sobrevivido a tantos siglos y que actualmente sea practicado por muchos ejecutivos en Hong Kong, Taiwan, Singapur y Malaysia, Canadá, Inglaterra, Estados Unidos y otros países occidentales -donde se introdujo en la década de los ’80, es una prueba de su eficacia y potencia.

Lucía Boero junto a Joseph Yu

No sería necesario, entonces, creer en este arte para que tenga buenos resultados. Muchos de sus principios son pragmáticos y sensatos, por lo que tendrían efectos independientemente de las creencias de quien lo aplique. Y aunque como muchas artes complementarias orientales sufrido un tiempo el efecto «moda», paulatinamente ha ido decantando y tomándose cada vez con mayor seriedad.

Actualmente cinco son los maestros reconocidos internacionalmente por su experticia: Eva Wong, Raymond Lo, Yap Cheng Hai, Larry Sang y Joseph Yu. Este último ha venido a Chile en dos ocasiones gracias a la coordinación de Lucía Boero, Practitioner y Representante oficial del Feng Shui Research Center de Canadá, fundado por Yu, quien originalmente es profesor de Física.

 

Los orígenes

Lucía Boero explica que «el Feng Shui nos habla del arte de armonizar los espacios en que vivimos», lo cual no deja de ser importante tomando en cuenta que «buscar un lugar que nos proporcione bienestar y seguridad ha sido importante a través de todas culturas de la historia».

«El Feng Shui comenzó como una tradición oral, en un principio estaba limitado a las clases sociales dirigentes. Hubo un gran maestro, Yang Yung Sun, quien en el siglo IX d.C. fue el primero que dio a conocer el Feng Shui en forma abierta, ya que antes había sido privilegio de la clase imperial y es reconocido como el padre del Feng Shui. Nos dejó un legado de varios textos clásicos que se conservan hasta hoy y siguen vigentes. De ahí se derivó la primera escuela de Feng Shui, la Escuela de la Forma , que se basa en las formas del paisaje, las formas de las construcciones, la distribución, los colores, lo que podemos ver y percibir a través de nuestros sentidos. Un siglo después apareció un segundo sistema basado en cálculos matemáticos y mapas de diagnóstico según las orientaciones (espacio) y la fecha de nacimiento de sus habitantes y/o de construcción de la casa (tiempo), ésta es la Escuela de la Brújula «.
«A fines del siglo XIX las dos escuelas se unieron y quien quiera aprender Feng Shui seriamente debe conocer las dos escuelas», subraya Lucía Boero.

¿En qué estado se encuentra el Feng Shui en Occidente?
«El interés es creciente. Cada vez son más las empresas que solicitan asesoría, con el anonimato debido, ya que en Chile aún existe una cierta presión del medio a tachar como supersticiosos a quienes se interesan en este arte. Puede que en un comienzo haya surgido como una moda, pero actualmente se ha asentado fuertemente en la cultura occidental».

Hay muchos libros respecto del tema. ¿Es una forma seria de conocer este arte?
«A nivel general muchas personas ubican el Feng Shui a través de textos y que trabaja con la energía de las casas. Es un primer acercamiento, simplificado, que utiliza una plantilla fija con ocho sectores que se relacionan con la prosperidad, la fama, las relaciones, la creatividad, la familia, la carrera, etc. A nivel mundial se le conoce como la Escuela de los Sombreros Negros. Pero un conocimiento profundo y serio es aportado por las escuelas de la Forma y la Brújula”.

Todo es energía

¿Realmente funciona?
«Sí, especialmente ayuda en el mejoramiento de las relaciones, incluso del carácter de las personas que están pasando por mucho estrés. Hay una parte que es la influencia de las energías que se manejan en el Feng Shui, pero por otra parte está el carácter de cada persona, que es una síntesis de su crianza, preparación, experiencias de vida, etc. Cuando uno realiza una asesoría puede detectar energías de la casa que están influyendo negativamente sobre el carácter de sus ocupantes y volviéndolos discutidores o depresivos. Si yo curo ese espacio, las personas experimentan una mejoría, pero no quiere decir que su carácter va a cambiar, pues va con ellos a cualquier. Está entonces la energía del Feng Shui y nuestra energía personal».

Desde ese punto de vista, una casa o edificio ¿se considera con su propia energía?
«Es que todo está compuesto por átomos y moléculas, todo es energía. Estamos rodeados de un sinfín de energías, de ondas y vibraciones. Cuando una construcción se termina, decimos que nace, a partir de ese momento, generando un mapa energético dado por las ocho direcciones magnéticas (N, S, E, O, NO, NE, SO, SE) cuyas energías confluyen en el centro de la casa. En ese mapa hay energías positivas y negativas que van a influir sobre las personas. Las hay de amor, de éxito, de prosperidad, de claridad mental, que dan reconocimiento, otras que dan poder autoridad, etc.»

Brújula Luo Pan

¿O sea que para un estudio serio se requiere una brújula?
«Sí, además de una inspección del entorno del lugar a analizar, la fecha de nacimiento o construcción de la construcción y la de sus ocupantes. Es que cada dirección aporta una determinada energía que vibra con ciertas cualidades. Se produce una amalgama de energías de la tierra, del medio-ambiente, de las formas circundantes, electromagnéticas y del universo (como la influencia de la luna sobre las mareas)».

¿Estas energías se reflejarían en la vida que se da al interior de una casa o empresa?
«Si reviso el mapa energético y tengo el mapa correcto, aquel debe coincidir con lo que las personas están viviendo tanto en el ámbito de las relaciones como en el profesional, de la salud y la prosperidad. En lo primero que detecto que el Feng Shui funciona, es que las veces que tengo nítido el mapa tengo un reflejo de lo que está sucediendo en una casa, como se dio en el caso de una pareja que había comprado una vivienda y que desde su llegada habían comenzado a discutir mucho. Después de levantar el mapa energético nos dimos cuenta que en el dormitorio había una combinación energética que vuelve muy dominante a la mujer y propicia la desarmonía matrimonial. Después supe que los anteriores dueños habían vendido la casa tras separarse».

Casos concretos

¿A tanto nivel influye un mal Feng Shui?
«No es que todas las parejas vayan a separarse si es que tienen presente en su dormitorio una mala energía. No. El Feng Shui ayuda a que las energías de una casa funcionen armoniosamente y lo apoyen a uno en todos los aspectos de la vida, pero es una herramienta, así como otras disciplinas que ayudan a armonizar nuestra energía personal, como el yoga, reiki o tai chi. Son complementos que nos ayudan a sobrellevar este sistema de vida tan estresado y competitivo».

¿En qué sentido puede ayudar un arte oriental a enfrentar los males occidentales?
«Armonizando. Recuerdo el caso de una joven profesional, que le iba bien en su carrera, pero que por la misma presión del medio y la competitividad estaba muy estresada y llena de inseguridades. Se sentía sola, además, porque no tenía pareja. Trabajamos las energías de las relaciones en su casa y realizamos las curas pertinentes. A las tres semanas se cambió a un trabajo mejor, a un mejor puesto y empezó una relación. En su caso, habían buenas energías en la pieza que iba a destinar a estudio»

¿Pero puede que a veces no se produzcan los efectos deseados?
«Todo depende de la energía del lugar. Hay casas que reaccionan rápidamente y otras más lentamente. Si tomamos una vivienda como un ser vivo, a veces me he encontrado con que tienen energías muy bloqueadas que requieren un trabajo muy minucioso. En otras ocasiones me doy cuenta que no tendré‚ un buen resultado, pero de todas maneras hago el trabajo lo mejor que se pueda».

¿De todas maneras es una inversión sana realizar una asesoría de Feng Shui?
«Nuestro hogar es nuestro refugio e influye en nuestra vida, seamos conscientes o no de esto. Por eso es una inversión desde todo punto de vista revisar el lugar que habitamos o mejor aún, construirlo desde la base aplicando los principios del Feng Shui para que nos sea propicio, evitando los sectores negativos y buscando dónde están las energías positivas para potenciarlas y aprovecharlas. Pero el resto lo hará la persona misma. Sin duda alguna el Feng Shui es una herramienta que me ayuda mucho, pero además tengo una meta en la que he puesto toda mi energía, así como lo hace una persona que está consciente de que ella es artífice de su destino».

Alicia Pizarro
El Mercurio de Valparaíso, Noviembre 2004

Astrología China

Astrología China

Astrología China Los 4 Pilares del Destino por Lucía Boero

La astrología china es mucho más de lo que se conoce popularmente como los doce animales del zodiaco chino. Lo que se usa en occidente es el animal del año de nacimiento para definir el carácter de la persona.

La leyenda cuenta que Buda antes de su partida, convocó a todos los animales a una reunión, a la cual solamente asistieron doce. Como premio, Buda dio el nombre de cada uno de ellos a un año, siguiendo el orden de su llegada: la Rata , el Buey (o Búfalo), el Tigre, el Conejo, el Dragón, la Serpiente , el Caballo, la Cabra , el Mono, el Gallo, el Perro y el Cerdo (o Jabalí).

 

Según el animal del año de nacimiento, las personas llevarían en su carácter algo de la naturaleza de estos animales. Claro que ésta es sólo una leyenda, no sabemos con certeza cuando se comenzó a usar la asociación con estos animales.

En todo caso, esto puede servir como una primera aproximación. Pero, no podríamos decir que todas las personas nacidas en un año Serpiente son iguales, esa sería una interpretación muy general.

En astrología china, la escuela tradicional se llama BA ZI -Los 4 Pilares del Destino- es un sofisticado sistema para calcular e interpretar una carta astrológica china. El destino de las personas está definido por cuatro pilares o columnas que contienen cuatro elementos en la parte superior y cuatro animales en la parte inferior. Estos 4 Pilares son: el Pilar del Año, el Pilar del Mes, el Pilar del Día y el Pilar de la Hora.

Los Cinco Elementos de la parte superior se llaman los Troncos Celestes y los animales de la parte inferior se llaman las Ramas Terrestres.

Hay 10 Troncos Celestes que son los Cinco Elementos chinos, más correctamente las Cinco Fases de la energía: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua, pero son diez porque cada elemento tiene una fase yang y una fase yin. Las Ramas Terrestres son 12 y corresponden a los 12 animales del zodíaco chino.

10 Tallos Celestes 12 Ramas Terrestres 
Jia (+Madera) – Yi (-Madera)
Bing (+Fuego) – Ding (-Fuego)
Wu (+Tierra) Ji (-Tierra)
Geng (+Metal) – Xin (-Metal)
Ren (+Agua) – Gui (-Agua)(+) es Yang y (-) es Yin
Zi Rata – Chou Buey – Yin Tigre – Mao Conejo
Chen Dragón – Si Serpiente – Wu Caballo – Wei Cabra
Shen Mono – You Gallo – Xu Perro – Hai Cerdo

Cada signo animal rige un año, un mes, un día y una hora

Rata 1924, 1936, 1948, 1960, 1972, 1984, 1996, 2008
Buey 1925, 1937, 1949, 1961, 1973, 1985, 1997, 2009
Tigre 1926, 1939, 1950, 1962, 1974, 1986, 1998, 2010
Conejo 1927, 1939, 1951, 1963, 1975, 1987, 1999, 2011
Dragón 1928, 1940, 1952, 1964, 1976, 1988, 2000, 2012
Serpiente 1929, 1941, 1953, 1965, 1977, 1989, 2001, 2013
Caballo 1930, 1942, 1954, 1966, 1978, 1990, 2002, 2014
Cabra 1931, 1943, 1955, 1967, 1979, 1991, 2003, 2015
Mono 1932, 1944, 1956, 1968, 1980, 1992, 2004, 2016
Gallo 1933, 1945, 1957, 1969, 1981, 1993, 2005, 2017
Perro 1934, 1946, 1958, 1970, 1982, 1994, 2006, 2018
Cerdo 1935, 1947, 1959, 1971, 1983, 1995, 2007, 2019
Rata 7 Diciembre 23 a 1 hrs.
Buey 4 Enero 1 a 3 hrs.
Tigre 4 Febrero 3 a 5 hrs.
Conejo 6 Marzo 5 a 7 hrs.
Dragón 5 Abril 7 a 9 hrs.
Serpiente 6 Mayo 9 a 11 hrs.
Caballo 6 Junio 11 a 13 hrs.
Cabra 7 Julio 13 a 15 hrs.
Mono 7 Agosto 15 a 17 hrs.
Gallo 7 Septiembre 17 a 19 hrs.
Perro 8 Octubre 19 a 21 hrs.
Cerdo 7 Noviembre 21 a 23 hrs.

 

Los antiguos chinos establecieron un sistema de 12 horas dobles por día, quiere decir que cada dos horas cambia el animal de la hora.

El Calendario Chino

El calendario chino está formado por un ciclo de 60 combinaciones de los 10 Troncos Celestes y 12 Ramas Terrestres. Cada año, mes, día y hora es representado por una combinación de un Tronco (elemento) y una Rama (animal).

Al asociar 10 Troncos y 12 Ramas tendríamos un ciclo de 120 combinaciones, pero las Ramas Yang sólo combinan con los Troncos Yang y las Ramas Yin combinan con los Troncos Yin, por eso tenemos un ciclo de 60 combinaciones.

A diferencia del calendario occidental, este ciclo no solo cuenta el tiempo, sino que es mucho más completo, muestra la composición energética de cada momento.

TABLA DE LAS 60 COMBINACIONES (JIA ZI)

+Mad -Mad +Fuego -Fuego +Tierra -Tierra +Metal -Metal +Agua -Agua
Rata Buey Tigre Conejo Dragón Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
+Mad -Mad +Fuego -Fuego +Tierra -Tierra +Metal -Metal +Agua -Agua
Perro Cerdo Rata Buey Tigre Conejo Dragón Serpiente Caballo Cabra
11 12 13 14 15 16 17 18 19 20
+Mad -Mad +Fuego -Fuego +Tierra -Tierra +Metal -Metal +Agua -Agua
Mono Gallo Perro Cerdo Rata Buey Tigre Conejo Dragón Serpiente
21 22 23 24 25 26 27 28 29 30
+Mad -Mad +Fuego -Fuego +Tierra -Tierra +Metal -Metal +Agua -Agua
Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo Rata Buey Tigre Conejo
31 32 33 34 35 36 37 38 39 40
+Mad -Mad +Fuego -Fuego +Tierra -Tierra +Metal -Metal +Agua -Agua
Dragón Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo Rata Buey
41 42 43 44 45 46 47 48 49 50
+Mad -Mad +Fuego -Fuego +Tierra -Tierra +Metal -Metal +Agua -Agua
Tigre Conejo Dragón Serpiente Caballo Cabra Mono Gallo Perro Cerdo
51 52 53 54 55 56 57 58 59 60

Por ejemplo, el año 2010 es Tigre de Metal Yang, corresponde a la combinación # 27, el 2011 será Conejo de Metal Ying, el 2012 Dragón de Agua Yang. Al llegar a la combinación # 60 se comienza nuevamente con la # 1, y así sucesivamente se continúa en este circuito sin fin.

La Carta de 4 Pilares

Totalmente diferente a una carta astrológica occidental, de origen caldeo-babilónico, que es un diagrama redondo dividido en 12 casas con las posiciones de los planetas. En una carta astrológica china no se evalúan planetas y estrellas sino los ciclos de los Cinco Elementos y el Yin y el Yang, que muestran los cambios energéticos a través del tiempo.

Se dice que Li Xu Zhong en la dinastía Tang, creó la astrología de los 4P, en la manera antigua de leer el destino, la Rama del Año representaba a la persona. Como popularmente lo hace todavía la gente.

En la Dinastía Song (960 a 1279 DC), el astrólogo Zu Ping, definió el Pilar del Día para representar a la persona, sus investigaciones fueron recopiladas por otro gran sabio llamado Xu Xing, en un tratado llamado Yuan Hai Zi Ping.

En el momento del nacimiento un tipo de Qi queda definido, según la hora, el mes, el día y el año, lo cual compone la carta Cuatro Pilares que define el carácter y el camino de vida de las personas.

Para calcular una carta 4 Pilares se usa el “Calendario de los 10.000 años”, también puede usar tablas y fórmulas matemáticas, y lo más práctico hoy día es usar programas de computación. Puede usar el calculador de mi página: calculador4pilares.htm Recuerde que necesita saber su hora de nacimiento.

En Los 4 Pilares del Destino, los animales del zodíaco dan paso a una expresión más completa de los niveles energéticos correspondientes. Una Carta de 4 Pilares tiene 4 Troncos Celestes arriba y 4 Ramas Terrestres abajo. Estos 8 caracteres se disponen se leen de derecha a izquierda.

Ejemplo: Una persona que nació el 5 de agosto del 2010 a las 8 am. en la ciudad de Santiago, Chile, tendría la siguiente carta astrológica.

Como puede observar, cada Rama Terrestre o animal, está compuesta de dos o tres elementos, este detalle es muy importante al hacer el análisis de los 4 Pilares.

Significado de los Pilares

  • El Pilar del Año: representa influencia externa, el país, la sociedad, la vida pública y el mundo en general. También los abuelos y antepasados. Y la primera infancia en la vida de la persona.
  • El Pilar del Mes: representa los padres, la familia, los hermanos. Los jefes, el profesor en los estudiantes.
  • El Tronco del Pilar del Día: representa la propia persona. Lo que más define a la persona es el Tronco del Día, se le llama también el DÍA MAESTRO. La influencia y las relaciones de los Troncos y Ramas siempre se van a estudiar en relación al Día Maestro (DM).
  • La Rama del Pilar del Día: representa el matrimonio.
  • El Tallo de la Hora: representa los hijos, subalternos y alumnos en el caso de un profesor. También representa la vejez en la vida de una persona y la sexualidad.

Al igual que en una carta occidental, en una carta Cuatro Pilares se activan diferentes aspectos entre Troncos y Ramas: Combinaciones de Troncos, Choques de Troncos, Combinaciones Triangulares de Ramas, 6 Combinaciones de Ramas, Choques de Ramas, Castigos. Esto se produce según las relaciones de los ciclos de los Cinco Elementos.

Con la carta Cuatro Pilares es posible analizar el carácter, la profesión, la riqueza, la pareja, los hijos, las relaciones, la salud etc. de una persona. Es un sistema que permite evaluar los cambios energéticos y los ciclos afortunados y desafortunados de la vida. Los Cuatro Pilares permiten orientar a las personas acerca de cómo vivir su vida aprovechando al sus cualidades individuales.

Feng Shui y navidad

Feng Shui y Navidad

Por Lucía Boero
El Feng Shui nos enseña que existe una fuerza vital llamada Qi, que está presente en todas las cosas. Todo lo que nos rodea tiene Qi, las cosas animadas e inanimadas. Cada casa tiene su Qi particular. Cada persona tiene su Qi vital. Y cada uno de nosotros es creador de Qi, los pensamientos positivos crean Qi positivo y los pensamientos negativos crean Qi negativo.

Navidad es la época del año cuando hay más Qi positivo (Sheng Qi) en el ambiente. Acercándose la Navidad comienza a sentirse adentro una sensación diferente, afloran los sentimientos de hermandad, de alegría, de reconciliación. La ciudad se llena de luces, las calles, las casas con sus adornos ¡todo se viste de fiesta! Canciones navideñas en la radio, conciertos de villancicos, películas de Navidad, por todos lados hay mensajes de amor y alegría. Más allá de la celebración cristiana, aún para los no creyentes, definitivamente hay una energía especial en los días de Navidad.

Cuenta la tradición navideña que cada año, al iniciarse el Solsticio, es decir, cuando el sol hace su ingreso al signo de Capricornio, el 21 de diciembre, ese día desciende al planeta tierra el Espíritu de Navidad. Ese día es bueno abrir las puertas y ventanas de la casa para que entre el Espíritu de Navidad y esa noche esriben peticiones en un papel, para que sean concedidas después durante el año.

Pues bien, apliquemos algo de la sabiduría del Feng Shui para aprovechar esta lluvia cósmica de Sheng Qi!

Los Cinco Elementos chinos están presentes en la decoracion, en colores, formas y materiales
Madera/Verde ———- Fuego/Rojo ———- Tierra/Amarillo ———- Metal/Plateados ———- Agua/Azul

Consejos:
  • Arregle muy bonita la puerta de entrada de su casa, esa es la “boca” del Qi, una puerta bien arreglada atrae a los dioses de la Prosperidad y la Felicidad. Aparte de la tradicional corona de Navidad, por dentro cuelgue unas campanitas que suenen al moverlas, cuélguelas con un hilo rojo en su puerta. Cada vez que se abra la puerta el sonido tintineante de las campanitas atraerán a su hogar buenas noticias, alegría y buena suerte. Despeje el espacio detrás de las puertas para que éstas se puedan abrir de par en par, despeje los pasillos que son las arterias de la casa.
  • El árbol de Navidad, según la sabiduría china, el pino es un árbol muy auspicioso que simboliza la longevidad y la amistad. El árbol y sus pequeñas luces brillantes vienen a activar la energía de vida, son elementos Yang, que traen vitalidad y alegría.
  • En el Feng Shui la naranja se asocia a la prosperidad y abundancia, en Chino la palabra naranja: kum , también significa oro. ¡Regalar naranjas es un símbolo de prosperidad y buenos augurios! Coloque en una cesta bonita nueve naranjas o mandarinas (el 9 es el número mágico del Feng Shui) adórnela con cintas rojas y doradas, también poner entremedio pequeños regalitos envueltos en papel rojo. El rojo es un color muy importante para los chinos, ya que simboliza la vida, la felicidad y la buena suerte.
  • Una antigua creencia china dice que el dinero debe recibirse en un sobre rojo para multiplicar la abundancia que llega a nuestra vida. La tradición del sobre rojo o «Hong Bao» se usa en celebraciones sociales, familiares y especialmente para el Año Nuevo chino. Un lindo detalle sería preparar unos sobrecitos rojos y poner adentro unas monedas chinas o simplemente unas monedas doradas de chocolate. ¡Este es un creativo y auspicioso detalle de Navidad!
  • Gran parte de los secretos y las “curas” del Feng Shui están basados en los Cinco Elementos chinos: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua. Cada uno de ellos se representa por colores, materiales y formas. Los colores tradicionales de la Navidad son el verde y el rojo, en Feng Shui son los elementos Madera y Fuego. Pero, si conoce el “mapa de energías” (estrellas volantes) de su casa, la corona de navidad de la puerta, el centro de mesa y el árbol de navidad deberían ir en los colores adecuados según los Cinco Elementos de su casa.
  • Si no conoce el “mapa de energías” del Feng shui de su casa, entonces puede crear un centro de mesa navideño que contenga los Cinco Elementos. Abajo de todo pone una fuente o bandeja de cerámica cuadrada o rectangular, esto estaría representando el elemento Tierra, si no puede poner un poco de tierra en el fondo de la fuente. Las ramas de pino representan el elemento Madera, si es pino natural mejor. Unas esferas de Navidad plateadas y/o doradas representan el elemento Metal. Unas bolas azules o cintas azules representarían el elemento Agua. Y una vela roja representa el elemento Fuego.
  • Lo mismo para el árbol de navidad, recuerda que Verde es Madera, Fuego es el color rojo, Tierra los amarillos y objetos de cerámica, Metal los plateados y dorados y Agua los azules. Cuando los Cinco Elementos están presentes, comienzan a girar en su ciclo generativo, simbolizando la renovación de las energías de la casa.
  • El Año Nuevo chino popular se celebrará el 8 de febrero, mientras que el el Año Nuevo chino solar será exactamente el 4 de febrero, cuando comienza astrológicamente el Año del Mono. Podemos aplicar un sano consejo para recibir nuestro Año Nuevo occidental, días antes haga una limpieza y ordene su casa. Ordene su casa y se ordenará internamente, renueva la energía de su casa y despejará su vida para abrirse a nuevas oportunidades y cambios positivos.

¡Feliz Navidad!

Por Lucía Boero
Este artículo lo publiqué por primera vez el año 2000, el año del Dragón de Metal.

Pin It on Pinterest