Feng Shui y Navidad

Por Lucía Boero

El Feng Shui nos enseña que existe una fuerza vital llamada Qi, que está presente en todas las cosas. Todo lo que nos rodea tiene Qi, las cosas animadas e inanimadas. Cada casa tiene su Qi particular. Cada persona tiene su Qi vital. Y cada uno de nosotros es creador de Qi, los pensamientos positivos crean Qi positivo y los pensamientos negativos crean Qi negativo.

Navidad es la época del año cuando hay más Qi positivo (Sheng Qi) en el ambiente. Acercándose la Navidad comienza a sentirse adentro una sensación diferente, afloran los sentimientos de hermandad, de alegría, de reconciliación. La ciudad se llena de luces, las calles, las casas con sus adornos ¡todo se viste de fiesta! Canciones navideñas en la radio, conciertos de villancicos, películas de Navidad, por todos lados hay mensajes de amor y alegría. Más allá de la celebración cristiana, aún para los no creyentes, definitivamente hay una energía especial en los días de Navidad.

Cuenta la tradición navideña que cada año, al iniciarse el Solsticio, es decir, cuando el sol hace su ingreso al signo de Capricornio, el 21 de diciembre, ese día desciende al planeta tierra el Espíritu de Navidad. Ese día es bueno abrir las puertas y ventanas de la casa para que entre el Espíritu de Navidad y esa noche esriben peticiones en un papel, para que sean concedidas después durante el año.

Pues bien, apliquemos algo de la sabiduría del Feng Shui para aprovechar esta lluvia cósmica de Sheng Qi!

Los Cinco Elementos chinos están presentes en la decoracion, en colores, formas y materiales
Madera/Verde ———- Fuego/Rojo ———- Tierra/Amarillo ———- Metal/Plateados ———- Agua/Azul

Consejos:

  • Arregle muy bonita la puerta de entrada de su casa, esa es la “boca” del Qi, una puerta bien arreglada atrae a los dioses de la Prosperidad y la Felicidad. Aparte de la tradicional corona de Navidad, por dentro cuelgue unas campanitas que suenen al moverlas, cuélguelas con un hilo rojo en su puerta. Cada vez que se abra la puerta el sonido tintineante de las campanitas atraerán a su hogar buenas noticias, alegría y buena suerte. Despeje el espacio detrás de las puertas para que éstas se puedan abrir de par en par, despeje los pasillos que son las arterias de la casa.
  • El árbol de Navidad, según la sabiduría china, el pino es un árbol muy auspicioso que simboliza la longevidad y la amistad. El árbol y sus pequeñas luces brillantes vienen a activar la energía de vida, son elementos Yang, que traen vitalidad y alegría.
  • En el Feng Shui la naranja se asocia a la prosperidad y abundancia, en Chino la palabra naranja: kum , también significa oro. ¡Regalar naranjas es un símbolo de prosperidad y buenos augurios! Coloque en una cesta bonita nueve naranjas o mandarinas (el 9 es el número mágico del Feng Shui) adórnela con cintas rojas y doradas, también poner entremedio pequeños regalitos envueltos en papel rojo. El rojo es un color muy importante para los chinos, ya que simboliza la vida, la felicidad y la buena suerte.
  • Una antigua creencia china dice que el dinero debe recibirse en un sobre rojo para multiplicar la abundancia que llega a nuestra vida. La tradición del sobre rojo o “Hong Bao” se usa en celebraciones sociales, familiares y especialmente para el Año Nuevo chino. Un lindo detalle sería preparar unos sobrecitos rojos y poner adentro unas monedas chinas o simplemente unas monedas doradas de chocolate. ¡Este es un creativo y auspicioso detalle de Navidad!
  • Gran parte de los secretos y las “curas” del Feng Shui están basados en los Cinco Elementos chinos: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua. Cada uno de ellos se representa por colores, materiales y formas. Los colores tradicionales de la Navidad son el verde y el rojo, en Feng Shui son los elementos Madera y Fuego. Pero, si conoce el “mapa de energías” (estrellas volantes) de su casa, la corona de navidad de la puerta, el centro de mesa y el árbol de navidad deberían ir en los colores adecuados según los Cinco Elementos de su casa.
  • Si no conoce el “mapa de energías” del Feng shui de su casa, entonces puede crear un centro de mesa navideño que contenga los Cinco Elementos. Abajo de todo pone una fuente o bandeja de cerámica cuadrada o rectangular, esto estaría representando el elemento Tierra, si no puede poner un poco de tierra en el fondo de la fuente. Las ramas de pino representan el elemento Madera, si es pino natural mejor. Unas esferas de Navidad plateadas y/o doradas representan el elemento Metal. Unas bolas azules o cintas azules representarían el elemento Agua. Y una vela roja representa el elemento Fuego.
  • Lo mismo para el árbol de navidad, recuerda que Verde es Madera, Fuego es el color rojo, Tierra los amarillos y objetos de cerámica, Metal los plateados y dorados y Agua los azules. Cuando los Cinco Elementos están presentes, comienzan a girar en su ciclo generativo, simbolizando la renovación de las energías de la casa.
  • El Año Nuevo chino popular se celebrará el 8 de febrero, mientras que el el Año Nuevo chino solar será exactamente el 4 de febrero, cuando comienza astrológicamente el Año del Mono. Podemos aplicar un sano consejo para recibir nuestro Año Nuevo occidental, días antes haga una limpieza y ordene su casa. Ordene su casa y se ordenará internamente, renueva la energía de su casa y despejará su vida para abrirse a nuevas oportunidades y cambios positivos.

¡Feliz Navidad!

Por Lucía Boero
Este artículo lo publiqué por primera vez el año 2000, el año del Dragón de Metal.

Pin It on Pinterest

Share This